Etimología de Sustentabilidad

En la deconstrucción, se aprecia su raíz en el verbo del latín sustentāre que refiere a las ideas de apoyar, acompañar y cuidar; seguido por los elementos -bili-, como posibilidad, y -dad, proporcionando sentido de pertenencia. Comprende la práctica racional de recursos naturales no renovables, en pos de la protección ambiental del planeta, contribuyendo en el equilibrio y la salud de las especies y ecosistemas.

Uso racional de los recursos naturales hoy y pensando en mañana

Este postulado que se usa asimismo como sinónimo de sostenibilidad ha cobrado gran protagonismo y uso en las últimas décadas a razón de su vinculación directa con el cuidado ambiental, temática que hoy despierta una honda preocupación por los concretos problemas que existen en el mundo entero a causa de tantísimos años de un uso de recursos naturales para nada sustentable.​

La sustentabilidad implica usar dichos medios para la satisfacción de las demandas de las personas que viven hoy, peeero, el modo de hacerlo debe estar acompañado y guiado por un espíritu ecológico y consciente en el que prevalezca también la mirada hacia el futuro, no poniendo en riesgo la existencia de dichos recursos para la satisfacción de las mismas necesidades de nuestro prójimo. ​

Promover acciones que detengan el deterioro y eviten el colapso

Así como pensamos en no hacerle daño y procurarle todo el cariño que podamos a las personas que amamos, lo mismo debemos hacer con nuestro planeta, el lugar que nos acoge desde hace millones de años y que necesita ser cuidado para no colapsar.​

La propuesta de la sustentabilidad se debe concentrar justamente en promover conductas que garanticen el bienestar de todos los que habitamos la tierra, solo de esta manera se podrá aspirar a disponer de planeta para rato, de lo contrario, el futuro estará ciertamente comprometido cada día más, es un trabajo y un compromiso que debemos asumir todos, sin excepciones.​

La contaminación del aire y las aguas, la deforestación sin acompañarla de una satisfacoria reforestación, y el cambio climático, son algunas de las nefastas consecuencias que ha producido la desidia en materia de sustentabilidad, es decir, el hombre no actuó pensando en que esos recursos son finitos y por tanto había que trazar un plan para que su goce no se agote o dificulte, sino más bien que ha hecho todo lo contrario.​

Por otra parte, los descuidó notablemente enfermándolos, arrojándoles residuos o gases, tal como sucede con el agua y el aire, respectivamente, a sabiendas que ello los deteriora.​

Producir a conciencia SÍ, destruir conscientemente NO

Vale destacar que la sustentabilidad no propone de ninguna manera no proyectar ni promover el desarrollo económico y social de una región, para nada, apuesta a eso, pero siempre atendiendo y respetando los ecosistemas y el medio ambiente, es decir, que en el afán comercial no se los afecte y dañe, sino que se piense en ellos, se los incluya dentro de las planificaciones, para que sean parte fundamental, aunque siempre destinándoles una mirada protectora.​

Pero la sustentabilidad no se circunsbribe únicamente al medio ambiente y a la economía sino que también dispone de influencia en ámbitos como el político y social donde es capaz de producir importantes beneficios para la ciudadanía, no solamente en materia de relaciones sociales armónicas y basadas en la solidaridad, sino también promoviendo instituciones sólidas que aseguren la vida social en un marco democrático y libre, donde se respeten los derechos, las diferencias, y prime la tolerancia. ​

Carta de la Tierra: un esfuerzo compartido a favor del respeto y la protección de la tierra y sus habitantes

Existen diversas iniciativas mancomunadas entre las que destaca por su alto grado de adhesión La Carta de la Tierra, una declaración internacional de principios para afirmar y garantizar los derechos humanos, la protección del medio ambiente, la paz y la igualdad, en todos los rincones del mundo.​

Hacia finales de los años noventa se reunió una comisión conformada por personas y organismos de diversas partes del mundo, con el auspicio de la Organización de Naciones Unidas (ONU), y con el objetivo de empezar a redactar sus prinicipios básicos y rectores.​

Si bien hubo otros antecedentes como la Carta de la Naturaleza (1982), cumbre de la Tierra en Rio (1992), y el Informe Brundtland emitido tras la reunión de la comisión de medio ambiente de la ONU en 1987, y que habló de la necesidad de redactar una carta de este tipo, sería en 2000, que la Carta de la Tierra encontró difusión y aceptación.​

Sus conclusiones salientes: respeto y protección de la tierra y la vida en todas sus formas, buscar la conservación y restauración de la integridad ecológica, así como también garantizar la justicia social y económica, en pos del desarrollo, erradicando la pobreza, y hacia el fortalecimiento democratico​.

    : Andy

Vinculado

Buscador