Etimología de Trabajo

Se ubica como derivación del verbo trabajar, registrándose en el latín vulgar tripaliāre, interpretado como torturar, teniendo la raíz en el latín tardío tripalium, en referencia a un artilugio de tortura que usaban los antiguos romanos para castigar a los reos o condenados.

El tripalium era un yugo fabricado con tres palos (tri = tres y palium = palo). En este aparato de tortura el delincuente era amarrado y luego era sometido a azotes. No es extraño que con el paso del tiempo en latín vulgar la denominación tripalium significará fatiga, sufrimiento o penalidad (esta denominación se asociaba normalmente a las actividades que se realizaban en el campo y en régimen de esclavitud).

Al conocer la etimología de algunas palabras se produce un efecto iluminador, ya que el análisis del término permite comprender su valoración a lo largo de la historia. En el caso de la palabra trabajo, con ella se hace alusión a la actividad transformadora que marca el rumbo de la humanidad.

En la cultura grecolatina la actividad laboral tenía un escaso reconocimiento social, ya que el trabajo manual era considerado algo indigno que se asociaba a la condición de esclavo

Si tomamos como referencia la mentalidad griega, alguien que recibía un salario de otro no se podía considerar una persona libre y, en consecuencia, su forma de vida no resultaba estimulante (en la polis de Atenas se despreciaba especialmente el trabajo manual y el de los pequeños comerciantes, pero la actividad artística gozaba de prestigio y reconocimiento).

En la civilización romana se mantuvo el menosprecio hacia las actividades productivas más rudimentarias, ya que la vida plena era aquella que se centraba en el ocio, en el arte y en la filosofía. Por otro lado, el término negocio tenía igualmente un significado despectivo y, de hecho, etimológicamente significa "negación del ocio" (negotium).

En la visión judeocristiana

En Génesis 3: 19 se pone de manifiesto la interpretación cristiana de la idea de trabajo. Se dice textualmente lo siguiente: "Te ganarás el pan con el sudor de tu frente". Este versículo del Antiguo Testamento es la consecuencia lógica de la desobediencia de Adán y Eva en el Paraíso. Así, la mujer fue castigada a parir con dolor y el hombre fue obligado a ganarse la vida sufriendo.

Para muchos el trabajo continuo siendo una tortura

La actividad laboral ideal es aquella que cumple dos condiciones básicas: está bien remunerada y es eminentemente vocacional.

Si bien este ideal se concreta en algunos casos, en una gran parte de la población el trabajo es entendido como un suplicio, es decir, una especie de tortura que se tolera porque no hay otra alternativa.

    : Sergo321

Vinculado

Buscador