Etimología de Lógica

Se lo ubica en el latín tardío, distinguiéndose como logĭcus, procediendo del griego en logikós, teniendo asociación con el vocablo logos, el cual hace referencia al conocimiento y la ciencia, adoptándose en este marco sobre un alineamiento de razonamiento.

El logos como superación del mito

Antes de la aparición de la filosofía, los esquemas mentales de los griegos estaban dominados por la tradición mitológica. Su cultura y sus planteamientos vitales bebían de las fuentes de los relatos homéricos, donde se encontraban las respuestas a todo tipo de inquietudes: los fenómenos naturales, las inclinaciones personales o los valores morales que debían orientar a la sociedad.

El marco de referencia de la mitología empezó a debilitarse a partir de la noción de logos. Así, los primeros filósofos entendieron que la naturaleza y el conocimiento humano debían regirse por un criterio racional al cual llamaron logos. Con este nuevo espíritu cada escuela filosófica griega fue conformando su propia visión del mundo.

A pesar de la evidencia del logos frente a la debilidad del mito, seguimos manejando argumentos contrarios a la lógica. Por otro lado, esta disciplina ha sido y es un potente aliado para la resolución de problemas filosóficos y matemáticos.

Aristóteles es considerado el padre de la lógica

Una vez consolidado el logos como herramienta que supera las limitaciones del mito se crea una disciplina específica, la lógica. Quien sistematizó esta rama del conocimiento fue Aristóteles, discípulo de Platón y fundador de una nueva escuela en Atenas, el Liceo.

La lógica aristotélica se fundamenta en una idea general: la necesidad de articular un pensamiento según criterios estrictamente racionales. Con esta inquietud el filósofo griego articuló una lógica formal en la que se analizaban los distintos tipos de enunciados. En este sentido, diferenció tres modalidades de enunciados:

1) singulares afirmativos (S es P) y singulares negativos (S no es P),

2) universales afirmativos (todo S es P) y universales negativos (ningún S es P) y

3) particulares afirmativos (algún S es P) y particulares negativos (algún S no es P).

Paralelamente, estableció las leyes de oposición contraria y desarrolló las distintas versiones de los silogismos

Todo ello con una finalidad concreta: demostrar la validez formal de un razonamiento.

Veinticuatro siglos después de sus aportaciones seguimos manejando sus criterios lógicos en el mundo de las matemáticas y en los razonamientos de la vida cotidiana. Los dispositivos tecnológicos que utilizamos a diario están diseñados con programas de inteligencia artificial que necesitan de la lógica binaria.

    : Arte Fotolia: Adrianamacc

Buscador