Etimología de Naturaleza

Está asociado al latín natural acompañado por el subfijo -eza para indicar vínculo, refiriendo al origen, desarrollo y cambios que evidencian los seres vivos y los elementos que constituyen el entorno en un marco de libertad y espontaneidad. Es posible observar una relación con el verbo nasci, traducido como nacer, y que oportunamente describe el origen de los elementos que abundan a nuestro alrededor, y que reportan infinidad de beneficios al planeta del cual forman parte.

Todo lo que nació naturalmente y sin la intervención de la humanidad

Tradicionalmente el concepto se ha empleado, y se sigue usando, para designar a todo aquello que forma el universo y en cuya creación el hombre no intervino de ningún modo, sino que ha sido el resultado de una explosión llamada Big Bang, tal como sostiene la ciencia, o si se toma la creencia religiosa del Cristianismo, de un ente superior y trascendente conocido como Dios.

A razón de esta cuestión es que ciencia y religión se enfrentan, porque la primera cuestiona todo aquello que no pueda probarse, mientras que la segunda defiende a rajatabla lo que los dogmas y la fe pregonan.

Sin lugar a duda un debate que jamás terminará porque los principios dogmáticos no se prueban sino que se aceptan sin discusión y se creen.

La palabra incluye, tanto a la vida en cualquiera de sus formas, como a los fenómenos que tienen lugar en el mundo físico, geológicos, hidrológicos, meteorológicos, entre otros.

Naturaleza y ser humano han convivido en el planeta desde que el segundo lo pisó por primera vez y se convirtió en su especie más avanzada gracias a que fue dotado de razón.

Fuente de recursos y de fortuna

Ahora bien, esta relación intrínseca e histórica ha sido y es muy compleja, especialmente por la acción del hombre en el medio natural, que desde tiempo inmemoriales ha oscilado entre el cuidado, la preservación, y desarrollo del mismo, y un ataque voraz contra los recursos naturales en su afán económico.

Las personas utilizan la naturaleza tanto para actividades comerciales como de esparcimiento y ocio, mientras que los recursos naturales fueron y siguen siendo una parte crucial y sostén del sistema económico mundial, es decir, la naturaleza indudablemente es el primer factor de riqueza económica del mundo.

Una evolución que no se acompañó de medidas sustentables y que hoy se paga con el cambio climático

Si bien el desarrollo tecnológico que el hombre consiguió permitió reducir algunos peligros naturales, por otro lado, generó una explotación de recursos, en muchos casos descontrolada, que hoy afecta sustancialmente la salud del planeta, y algo aún más grave, lo pone en una situación de absoluta vulnerabilidad sino se toman decisiones rápidas y efectivas para contrarrestar los daños.

Las principales amenazas humanas a la naturaleza que condujeron a la extinción de especies animales y vegetales son: la contaminación de aguas, aire y suelo, y la deforestación.

Cuando algunos hombres empezaron a tomar conciencia de este estado de cosas catastrófico para el medio natural desarrolló una disciplina como la ecología que se ocupa de preservar el planeta a través de acciones concretas y de mensajes concientizadores.

Pero claramente esto no alcanza y por ello es que hoy por hoy se pide un compromiso global, que además de a las sociedades en su conjunto implique a los gobiernos con políticas reales y puestas en práctica ya, no hay más tiempo...

El cambio climático ya no es un posible escenario futuro sino una realidad lamentable que sigue avanzando y complicando no solamente la continuidad de vida sino también las economías regionales.

En este sentido es relevante que todos los actores sociales y políticos adopten medidas para reducir la emisión de gases de efecto invernadero, la principal razón del aumento de temperatura planetaria.

    : Iyulia

Vinculado

Buscador