Compartir

Etimología de Inteligencia

Inteligencia es la palabra de origen latino (intelligentia) que denota la capacidad de los seres humanos en asimilar, escoger, delimitar y sobre todo inferir acerca de la mejor opción para la resolución de problemas.

El hombre, en su sentido más amplio, por naturaleza es un ser racional, por esencia entonces inteligente. Como se enfrenta a las circunstancias o responde ante los problemas es lo que lo hace la diferencia.

Desde la antigüedad la capacidad para la observación, la contemplación, la racionalidad hacia lo conocido y desconocido, fue clasificando al ser humano en más o menos inteligente por su forma de aprender del entorno que lo rodeaba. Al punto de que los dioses griegos, además de su poder divino tenían el atributo de la inteligencia.

A partir del siglo XVI, la inteligencia se fue delineando a parcelas nunca antes conocidas.

El liberalismo, el individualismo pusieron en jaque la concepción religiosa de la predestinación de los hombres

El individuo a través de sus acciones y trabajo podría alcanzar una situación mejor de existencia. Tomaba un cariz esperanzador como vía para la obtención de calidad de vida y superación tanto personal como colectiva.

Las ciencias del siglo XIX demostraron que, aunque innata, también se cultivaba. Se hace la diferencia entre quien sabe y quien aplica lo que sabe, es decir; no todas las personas aprovechan los conocimientos que adquieren, quedándose en el plano de lo intelectual; mientras que un grupo más amplio de personas se valen de los saberes aprendidos para cambiar sus realidades y muchas veces el mundo.

Se convirtió en objeto de estudio desde la Antropología hasta la Neurociencia

Fue utilizada como sinónimo de desarrollo y avance de las sociedades. A partir de entonces, se hizo necesario analizar por qué algunas personas, grupos y naciones eran más desarrolladas o avanzadas con respecto a otras.

A lo largo del siglo XX se pueden concebir múltiples formas de apreciarla desde la lógica hasta el contexto emocional. La rapidez en el avance de la tecnología, en las primeras décadas del siglo XXI, cambió de manera radical la visión tradicional de concebirla. La máquina y el robot, creación humana a su imagen y semejanza, detenta una capacidad de resolver problemas que superan las expectativas del hombre que lo creó, de allí que surgiera un nuevo concepto de inteligencia: la artificial, que le está ganando terreno a los múltiples postulados de antaño.


    : Mark Stay

Vinculado

Buscador