Compartir

Etimología de Persona

Viene del vocablo latino persona y este a su vez del griego prósopon, que quiere decir máscara. Este término se forma combinando dos elementos: pros quiere decir delante y opos significa cara. En este sentido, la máscara para los griegos era el elemento que cubría la cara en las representaciones teatrales.

El papel de la máscara en el teatro griego

En los antiguos teatros griegos los actores se colocaban máscaras con diferentes muecas sobre el rostro con el fin de mostrar al espectador algún tipo de sentimiento, como la alegría, la tristeza o la ira. Por otra parte, la máscara tenía un orificio en la boca y de esta manera las palabras sonaban con fuerza y podían ser oídas por el público asistente.

El prósopon de los griegos se transforma en latín en persona (esta palabra quiere decir literalmente "para soñar", pues hace referencia al sonido emitido a través de la máscara).

Las distintas máscaras de la personalidad y la teoría de la personalidad de Freud

Todo individuo tiene, de alguna manera, distintas versiones de sí mismo. En otras palabras, nos quitamos o ponemos máscaras para adaptarnos a los diferentes contextos sociales, como la familia, el trabajo, el vecindario, etc.

Para Freud los elementos que configuran la personalidad de los individuos son los siguientes: la libido o deseo sexual, las pulsiones o instintos, el principio de placer y el principio de realidad asociado a la dimensión cultural del ser humano. Estas dimensiones se combinan en cada individuo concreto y se traducen en una personalidad específica.

Persona y personaje

En el mundo de la ficción los individuos se convierten en personajes. Sin embargo, la frontera entre persona y personaje puede ser confusa. Así, los hombres y mujeres de gran relevancia son personajes históricos y al mismo tiempo individuos concretos.

Su significado actual

Las palabras evolucionan y en su devenir adquieren nuevos significados y matices diversos. Así, el término persona entendido como máscara adquirió un nuevo contenido: el individuo al que no conocemos directamente. En este sentido, para hablar de alguien conocido empleamos directamente su nombre, mientras que le llamamos persona o individuo cuando se trata de alguien desconocido.

En su sentido jurídico

La denominación "persona jurídica" se emplea para referirnos a cualquier individuo o entidad con sus correspondientes derechos y obligaciones.

En cambio, la denominación "persona natural" hace referencia al cumplimiento de derechos y obligaciones a título individual.


Vinculado

Buscador