Etimología de Vicio

Procede del latín como vitium, originariamente usado en relación con una anomalía física. Con el tiempo se empleó en el contexto litúrgico, concretamente cuando en los sacrificios de animales sus entrañas presentaban alguna anomalía (cuando esto ocurría el sacrificio animal quedaba invalidado y debía repetirse). Finalmente vitium adquirió su sentido actual, es decir, la conducta que se desvía de unas pautas morales previamente establecidas. Observar el verbo viciar en la fuente del latín como vitiāre, y vicioso en el latín como vitiōsus.

Tomando como referencia el marco ético y religioso, hay dos ideas antagónicas: virtud y vicio. Con respecto a la virtud, griegos y romanos entendieron que es la conducta orientada a la excelencia y en la tradición judeocristiana el comportamiento virtuoso es aquel que está iluminado por el Creador. En relación con la idea de vicio, es todo aquello que es considerado reprobable por el conjunto de la sociedad o por los preceptos religiosos.

La etiqueta "conducta viciosa" depende del contexto cultural de cada época

En la actualidad la pederastia es considerada un delito y una conducta singularmente viciosa. Sin embargo, esta consideración no existía en la Grecia Antigua, ya que las relaciones sexuales con menores eran aceptadas con normalidad.

Durante siglos los homosexuales han sido etiquetados como pervertidos, desviados o viciosos. Esta valoración no ha desaparecido por completo, pero una gran parte de la sociedad adopta una actitud tolerante hacia las tendencias homosexuales.

Las relaciones carnales en la Edad Media tenían dos valoraciones antagónicas. Si estaban dentro del matrimonio eran legítimas (honesta copulatio) y adquirían la consideración de vicio si tenían lugar con fines puramente lascivos (en el libro del Génesis la afirmación "creced y enmultiplicaos, y llenad la tierra" es entendida como un mandato divino).

En la tradición cristiana las conductas viciosas son consideradas pecaminosas

Quien se deja dominar por las inclinaciones sexuales comete un pecado de lujuria (en muchos países de tradición cristiana el adulterio fue castigado penalmente y en la actualidad constituye un delito en los países musulmanes).

La avaricia es el deseo desmedido por adquirir riquezas y bienes materiales (en la tradición cristiana hay una dura crítica a los excesos del sistema capitalista).

La gula o glotonería es el consumo excesivo de comida y bebida (vale la pena recordar que Adán y Eva comieron el alimento prohibido).

La conducta perezosa es un pecado porque expresa una tristeza de ánimo que nos aleja del cumplimiento de los preceptos divinos (Dios no acepta la pereza porque desea que realicemos buenas acciones).

El sentimiento de ira es un pecado porque nace del odio y del resentimiento, dos actitudes que se oponen a la idea de amor cristiano.

La envidia es una insatisfacción permanente e insaciable que consiste en compararse con los demás y que normalmente desemboca en un sentimiento de frustración y amargura.

El pecado de la soberbia se comete cuando alguien se considera superior a los demás en algún sentido (en el Antiguo Testamento Lucifer cometió este pecado cuando quiso ser igual al mismo Dios).

    : Mannaggia

Vinculado

Buscador