Etimología de Amor

Tiene referencia en el latín, escrito igual, amor. Está presente en muchas lenguas romances: el amore italiano o el amour francés, son muestras de la importancia de este vocablo en las zonas de influencia del imperio romano.

Debemos trasladarnos a miles de años atrás: los indoeuropeos unos pueblos nómadas que llegaron de Asía para establecerse en Europa ya poseían una raíz muy similar a la actual: Amma. La palabra Amma significaba la madre, ese amor inicial que todos los seres humanos experimentamos. Encontramos una similitud con la palabra amare procedente del latín y que significan las caricias de la madre, esos mimos o arrumacos que se obtienen de manos del amor verdadero. Un concepto de lo más recurrente a lo largo de la historia de la humanidad.

El sufijo -or es el encargado de exagerar estas caricias que se entonarán para parecer mucho más intensas, gracias al efecto, el calor o el dolor, esos términos que se fusionan

Amor es algo que va más allá de toda lógica y se extiende por cada parte del ser hasta generar un sentimiento especial. Entenderemos este concepto como un todo que se divide en el origen fonético y conceptual de la propia palabra.

En el mundo latino y en la lengua que da lugar al español actual, existen varías teorías que defienden esa incorporación de sufijo para entender mejor el concepto que representa.

Otra de las teorías que podrían encontrar el origen etimológico de esta palabra está en el prefijo a-. Es una especie de negación de otra palabra, mortem, es decir, muerte final. El término significaría lo contrario, no sería un final, sino un inicio destinado a intensificar una serie de sentimientos. Ese final que se traduce en un principio, un viaje a la inversa que permite reflexionar.

En estas dos teorías, la primera hace referencia a un amor de verdad o el que procede de la madre y de todos sus derivados. La segunda es la que representa el camino hacia un final, la muerte de nuestro ser

Ambas pueden parecer contrarias, pero existe un punto en común: Puede que cuando llega el amor dejamos de ser nosotros mismos, morimos y renacemos en otro concepto distinto que puede confundir o hasta hacerlos sentir perdidos.

Como un círculo que se encuentra en una única palabra, esta propuesta puede tener varios orígenes para explicar uno de los grandes enigmas de la humanidad. La forma en que se crea y actúa sobre las personas nos torna únicos y especiales.

El amor no es siempre igual, se transforma y va evolucionando hasta establecerse de una manera sorprendente en el interior de cada uno. Muchos son los mitos que a lo largo de la historia han acompañado a esta palabra.

La literatura medieval hizo hincapié en el amor cortés como máxima expresión

Se trataba de una forma de cortejar de manifestar un afecto verdadero y sincero, propio de los caballeros. Unas pautas de comportamiento que conocemos gracias a la literatura, en obras como Tirant lo blanch. En este contexto importaban más los sentimientos que el propio físico, el caballero respetaba y cuidaba a su amada hasta conquistar su corazón.

    : Artes Fotolia: Boggy, Zwiebackesser

Vinculado

Buscador