Etimología de Animal

Se registra en el griego anĭmal entendiendo el alma y la capacidad de respirar implicando vida, sobre el adjetivo anĭmālis, señalando que tiene vida, asociándose a anima, por alma o aliento, con raíz en el indoeuropeo *ane-, por aspirar.

De este modo, se pueden observar configuraciones como animado (formado por por los elementos del latín anima, por respirar, y -ado, como agente de acción y efecto) e inánimado (visible tardío en el latín inanimātus, determinando la negacion por el prefijo in-).

Buscador