Etimología de Zoofilia

También denominada como bestialidad, se expone por el psiquiatra alemán Richard von Krafft-Ebing (1840-1902) en su trabajo Psychopathia Sexualis, publicado en 1886. Es construido a partir del griego zōo-, que remite a un animal, sobre zôion, en relación a un ser vivo, con raíz en el indoeuropeo *gwei-, por vivir; y el sufijo -filia sobre el vocablo filia, observado en el griego philía, indicando el amor por algo.

El núcleo linguístico proporcionado por el indoeuropeo *gwei- marca su influencia en biografía (en el griego biographía, destacando el pasaje de bios, como vida), mientras el zoion es empleado para zoológico (conjugándose con logos, por el estudio, y el sufijo -ico, como pauta de relación), así mismo filia interviene en el origen de filosofía (en el griego philosophía, planteando el amor por el saber).

Es el sentimiento y placer a nivel sexual hacia exponentes del reino animal, aspecto que siempre estuvo presente en la historia en sintonía con la curiosidad y el morbo. La mitología es un espacio enriquecido por conexiones entre divinidades, hombres y animales, tal lo demuestran numerosas criaturas que unifican partes de distintas especies, o en las líneas que cuentan la pasión de Zeus por a la princesa Leda, llevando al dios del trueno a transformarse en un cisne para seducirla -o abusarla según otras versiones-. El ser humano es por definición un animal, diferenciado por su capacidad de pensar y razonar.

Es fundamental diferenciar el cariño por los animales, como normalmente se evidencia sobre una mascota que se convierte en un miembro de la familia, y la exhibida en este contexto, que está acompañado por un componente sexual.

Buscador