Etimología de Termodinámica

Está construido sobre dos componentes griegos: el prefijo thermo-, en referencia al calor, y dýnamis, interpretado como fuerza. De esta manera, es una disciplina científica responsable por analizar las interacciones energéticas entre dos dimensiones: el calor y la fuerza. La energía como calor es el resultado de un proceso térmico generado a partir de un cambio de temperatura y la energía como fuerza de trabajo es la capacidad para generar una transformación. La etimología de una palabra es mucho más que un simple dato con un interés filológico, pues constituye un punto de partida fundamental para comprender el germen de una idea compleja.

Aproximación a las leyes de la termodinámica

La ley cero de esta disciplina dice que si un cuerpo A y un cuerpo B se encuentran en equilibrio y a su vez este último está en equilibrio con un cuerpo C, esto quiere decir que A y C también están equilibrados mutuamente.

La primera ley afirma básicamente que la energía de un cuerpo tiende a la conservación y, por lo tanto, no puede obtenerse a partir de la nada (por ejemplo, si queremos que un gas se expanda para movilizar un pistón, la energía se obtendría de la propia energía interna del gas o bien debería introducirse el gas en forma de calor).

La segunda ley se fundamentó a partir del estudio de la máquinas térmicas y según ella cualquier proceso termodinámico aumenta o mantiene igual la entropía del universo (la idea de entropía se asocia normalmente al desorden o al caos, pero en realidad es un concepto directamente relacionado con el cálculo de probabilidades).

La tercera ley dice que un sistema termodinámico no se puede enfriar hasta el 0 absoluto en un número finito de transformaciones físicas.

Desde lo histórico: la termodinámica surgió a finales del siglo XVlll

La invención de la máquina de vapor fue un avance revolucionario, ya que gracias a ella las manufacturas artesanales se multiplicaron en procesos industriales (la nueva maquinaría llevaba implícita los principios de la termodinámica, ya que el vapor a presión de las máquinas funcionaba por una conversión de energía térmica en energía mecánica).

Sin embargo, mientras los ingenieros construían máquinas orientadas a los procesos industriales, los científicos desconocían los principios que afectaban al calor.

Los británicos William Thomson y James Prescott Joule fueron los pioneros en el estudio de la energía calorífica y de los procesos termodinámicos.

Hacia 1820 el físico francés Joseph Fourrier formuló la teoría de la transferencia del calor por conducción y consiguió resolver la ecuación del calor.

    : Simeon

Buscador