Etimología de Biología

Etimológicamente, esta palabra quiere decir "conocimiento de la vida", pues se forma a partir de dos elementos del léxico griego: bios equivale a vida y el sufijo logía deriva de logos y quiere decir estudio, conocimiento o ciencia.

En la actualidad tenemos amplios conocimientos sobre el material genético, la composición de las moléculas y los procesos que afectan a los organismos vivos. Sin embargo, en pleno siglo XXl el fenómeno de la vida continua siendo un misterio, pues no hay una respuesta definitiva sobre el origen de la vida en nuestro planeta.

Todos los seres vivientes y sus mecanismos de desarrollo y crecimiento son estudiados en una disciplina, la biología. Como otras muchas áreas del conocimiento, la biología ha ido evolucionando y en su devenir histórico se han formado numerosas ramas: botánica, zoología, microbiología, genética, anatomía, embriología, etología o ictiología.

La historia de la biología comenzó con Aristóteles en el siglo lV a. C

Aristóteles se dedicó a materias muy diversas, como la lógica, la metafísica, la poética, la física o la ética. Sin embargo, con cierta frecuencia se olvida que muchas de sus investigaciones se centraron en el estudio de los seres vivos. De hecho, fue el primero en presentar una clasificación del reino animal. Propuso el siguiente esquema general: animales que tienen sangre (por ejemplo, cuadrúpedos, aves o peces) y animales sin sangre (insectos, crustáceos y moluscos).

Por otra parte, hizo descripciones anatómicas y fisiológicas y, sobre todo, propuso una descripción taxonómica de los seres vivos (la taxonomía de Aristóteles no fue superada hasta el siglo XVlll por el naruralista sueco Carlos Linneo).

Al margen de los fundamentos de la biología como ciencia, Aristóteles entendía que todo lo viviente está gobernado por una finalidad, un thélos. En otras palabras, la conducta de cada individuo perteneciente a una especie tiene un fin concreto (en el caso del hombre el fin es alcanzar la felicidad).

Los retos de la biología del siglo XXl

Las aportaciones de Charles Darwin sobre la selección natural desembocaron en una teoría general, el evolucionismo. Si bien esta teoría es aceptada por el conjunto de la comunidad científica, no se conocen todavía cuáles son los mecanismos concretos de la evolución.

Desde la década de 1950 se conoce la estructura del ADN y en la actualidad ya es posible realizar un mapa genético de cada individuo.

A pesar de ello, los investigadores intentan comprender todos los procesos de la modificación genética.

El conocimiento sobre el cerebro humano constituye el gran reto de los investigadores. Sabemos muchas cosas sobre la máquina que activa nuestros pensamientos y emociones, pero todavía desconocemos por qué soñamos, de qué manera creamos ideas o cómo almacenamos nuestros recuerdos.

    : Kotjarko, Popova Olga

Vinculado

Buscador