Compartir

Etimología de Ironía

Hunde sus raíces en el vocablo de la Antigua Grecia con el término εἰρωνείa (eironeia), que se traduce al español como disimulo o ignorancia fingida. En la filosofía antigua se ponía en práctica la ironía socrática; método de Sócrates que consistía en decirse ignorante para, a partir de la duda, llegar a la sabiduría.

La historia de la filosofía conoce dos formas fundamentales de este término: la ironía socrática y la sátira romántica

La socrática es la desvalorización que Sócrates hace de sí mismo en relación con los rivales con quienes discute. En cambio Aristóteles no hace más que enunciar genéricamente esta actitud socrática cuando ve en la ironía uno de los extremos en la actitud frente a la verdad. Dice que la verdad está en el equitativo medio, el que exagera la verdad es el jactancioso y el que hace el intento por disminuirla es el irónico.

Marco Tulio Cicerón, un político, filósofo y escritor romano elaboró este concepto afirmando que Sócrates en las discusiones se rebajaba a sí mismo y enaltecía a sus contrincantes y así, dialogando en forma diferente a la acostumbrada, adoptaba de forma voluntaria la simulación que los griegos denominaban ironía.

La ironía romántica se basa en el supuesto de la actividad creadora del Yo absoluto

Identificándose con el Yo absoluto, el filósofo llega a considerar toda realidad como una sombra o un juego del Yo, por lo tanto, es llevado a desvalorizar la importancia que tiene la realidad, a no tomarla en serio. Según Friedrich Schlegel, la ironía es la libertad absoluta frente a cualquier realidad o hecho.

Hegel nos habla de la ironía y la describe como la plena capacidad que tiene un individuo para integrarse a situaciones poco convencionales para hacer resaltar cualidades únicas de un contexto en particular y así hacer ver a los demás perspectivas de la realidad o del pensamiento que permanecían ocultas.

Es entendida, de tal manera, como conciencia de la subjetividad absoluta, la que como tal es todo y frente a la cual todas las cosas se anulan.

Conoce su autoridad sobre todo contenido; no toma en serio nada, y juega con todas las cosas. Tal acepción muestra uno de los aspectos esenciales del romanticismo alemán.

En la contemporaneidad, hace referencia a la actitud que consiste en acusar una importancia mucho menor que la justa a sí mismo a alguna situación o condición cualquiera.


    : Patila, Shanesabin

Vinculado

Buscador