Etimología de Autoridad

Se lo aprecia en las formas latinas auctorĭtas, auctorĭtātis, procediendo de auctor, remitiendo a autor en el sentido de una figura de liderazgo o modelo, al respecto de auctus como participio de augere, entendido por aumentar, potenciar o crecer, exponiendo raíz en el indoeuropeo *aug-, por aumentar; acompaña el sufijo -idad, que refleja los componentes del latín -tas, -ātis, en función de cualidad regido por el adjetivo vinculante.

Los cimientos de esta composición aparecen también en aumentar (dado en el latín augmentāre), ampliar (pautado por el latín en ampliāre), augurio (visible en el latín augurium), inaugurar (observado en el latín como inaugurāre), autorizar (conjugando autor y el sufijo -izar, como agente de acción asociado al sustantivo) y autor (en las formas del latín auctor, auctōris).

Es una figura caracterizada por su saber y/o habilidad, que no necesariamente requiere la asignación formal de un título o emblema que lo distinga en su función, acarreando un nivel de responsabilidad acorde a las circunstancias, esgrimiendo una imagen orientativa y justa, de orden y respeto. Un maestro al frente de la clase, un presidente que dirige el camino de la nación, un juez que orquestra el caso correspondiente, un atleta que supera a sus rivales, una madre o un padre a los ojos de su hijo, son ejemplos referentes de esta índole. Así mismo, se configura el elemento jurídico de abuso de autoridad o de poder, considerando, según el caso, una escala de privilegio capaz de diferenciarlo sobre el ciudadano común.

    : Gonzalo

Buscador