Compartir

Etimología de Bondad

Bondad proviene del latín, concretamente de bonustat y éste a su vez de bonus, que equivale a bueno. Sin embargo, el término latino es una traducción de una palabra griega, agadsós. En cualquier caso, esta idea abstracta está presente en las sagradas escrituras del cristianismo y en algunos textos de la filosofía griega.

En ambos contextos la idea de bondad expresa la inclinación hacia el bien.

Para los cristianos es una virtud esencial

En Gálatas 5:22 se menciona explícitamente la idea de bondad. Se trata de una cualidad que ha sido depositada por Dios en el alma humana. Desde la perspectiva cristiana el hecho de ser buena persona es una inclinación que proviene de la infinita bondad de Dios. En otras palabras, Dios posee los atributos perfectos y entre ellos se encuentra la bondad y, por otra parte, si nosotros nos acercamos a Él seremos guiados por un espíritu bondadoso.

El problema del mal

En el cristianismo se plantea la cuestión del mal, ya que la existencia de un Dios bondadoso hace que sea difícil entender la presencia del mal en el mundo. Esta aparente contradicción tiene una explicación: Dios no obliga a realizar el bien sino que nos otorga libertad para optar por acciones buenas o malas.

Para los teólogos cristianos el mal es en realidad la ausencia del bien y, en consecuencia, el mal no existe como tal, pues se trata de la carencia del Bien propuesto por el Creador.

En cambio, desde la visión del ateísmo la existencia del mal en el mundo es la prueba que demuestra la inexistencia de Dios (algunos ateos consideran que la bondad infinita de Dios es incompatible con el mal). Al margen de estas dos valoraciones antagónicas, el binomio bondad-maldad constituye un problema clásico en la historia de la filosofía.

En la mentalidad de la Grecia clásica

En las distintas formas artísticas los griegos buscaban el ideal de la perfección. Algo alcanzaba la perfección si era bueno y al mismo tiempo bello (kalos kai agathos quiere decir "lo bueno y lo bello" y con esta idea se expresa el anhelo de lograr la excelencia).

Para el filósofo Platón consideramos que algunas acciones son bondadosas porque tienen una relación con una idea suprema, la idea de bien. Así, solo actuaremos de una manera buena si conocemos el bien.

En Aristóteles el comportamiento bueno tiene un sentido teleológico, es decir, una finalidad. Así un buen padre es alguien que cuida de su hijo, una buena pluma es aquella que cumple a la perfección la intención de escribir y un buen árbol es el que da los mejores frutos.

Por otra parte, para Aristóteles podemos saber lo que es la bondad observando las acciones del ser humano (las que persiguen la felicidad como fin son buenas y las que se alejan de la felicidad o la plenitud de algo son malas).


    : Jet Cat

Vinculado

Buscador