Etimología de Plenitud

Se observa como sustantivo en el latín plenitūdo, siendo asociado a la forma como adjetivo pleno, ésta visible en el latín plenus sobre la raíz en el indoeuropeo *pele-, en alusión a completar o llenar. En el mundo heleno se distingue una aproximación en pléroma, vinculado al verbo pleróo, como expresión de totalidad. La significación pauta algo que ha sido completado, de algo que alcanza su perfección o bien de alguien que logra al momento de mayor esplendor en un sentido físico o intelectual.

En este contexto se distingue una línea de relación que expone: plenario del latín tardío en plenarius, plenilunio del latín como plenilunium (marcando el fenómeno de la luna llena), o plenipotencia ubicado en el latín tardío plenipŏtens (describe el poder absoluto entregado a un individuo).

En la observación de la naturaleza

Es difícil determinar en qué momento histórico se usó por primera vez la idea de plenitud, pero es muy probable que su uso tuviera relación con la observación de la naturaleza. Mientras el Sol se esconde por completo durante la noche y luego aparece durante el día, con la Luna no ocurre lo mismo, pues mengua y crece dependiendo de su posición con respecto a la Tierra. Una de las fases lunares que más han llamado la atención a lo largo de la historia es la Luna llena o plenilunio.

En la actualidad sabemos que el plenilunio tiene lugar cuando la Tierra se encuentra situado entre el Sol y la Luna. En ese momento la iluminación de la Luna es total y está llena o plena de luz. Se podría decir que durante esta fase lunar se alcanza la perfección, ya que no aparecen irregularidades ni sombras (la fase en la que la Luna no refleja ninguna luz es conocida como Luna nueva o novilunio).

En algunas antiguas civilizaciones la observación lunar tenía una dimensión mitológica (por ejemplo, los toltecas veneraban a Metzir, el dios de la Luna), pero las distintas fases lunares también sirvieron para medir el tiempo o bien para predecir fenómenos de la naturaleza (los mayas observaban la Luna para saber cuándo se podía comenzar a sembrar los cultivos).

Para los cristianos hubo un momento de plenitud

En el Antiguo Testamento hay algunas profecías que anuncian la llegada de un Mesías. Para los cristianos Jesucristo es el verdadero Mesías y, en consecuencia, su aparición entre los hombres supuso el cumplimiento de las profecías. Esto significa que su presencia significó la plenitud o perfección, ya que en Jesucristo habita el mismo Dios.

En relación con el ser humano

Durante la infancia y juventud el hombre atraviesa un periodo de aprendizaje y socialización. En la etapa final el individuo experimenta un cierto declive físico e intelectual.

Entre una y otra etapa se encuentra el periodo de madurez. Es en este periodo vital cuando se logra la plenitud, ya que se han superado las limitaciones propias de la niñez y todavía no han aparecido las limitaciones de la ancianidad.

    : Bakhtiarzein

Buscador