Etimología de Axiología

Es un neologismo evidenciado en el francés axiologie, con registro en 1902 en el trabajo -Logique de la Volonté- del sociólogo Paul Lapie, sobre los componentes griegos: áxios, que refiere a la cualidad de digno o valioso, y logos, postulando un tratado o acuerdo, acompañado del sufijo -ia, marcando cualidad. De este modo, se manifiesta un término que se auto-describe, y que refiere en los tiempos actuales al análisis de los valores, observándose como una disciplina filosófica y sociológica.

Reuniendo todas estas referencias llegamos a la propuesta que le atribuyeron los griegos a la palabra: estudio de lo digno o tratado sobre lo valioso.​

En tanto, el uso evolucionó hacia: teoría crítica de los valores; que es el que le damos en la actualidad para describir a esta disciplina y rama de la filosofía que se ocupa del estudio de los valores y los juicios de valor que efectúa una persona.​

Por su objetivo de estudio es que junto con la deontología son las dos diciplinas que más nutren a la ética, que es la parte de la filosofía que se centra en la moral de los comportamientos humanos y que se atribuye la capacidad de calificarlos como buenos o como malos, según corresponda.​

Si bien el concepto ha empezado a utilizarse con este sentido a principios del siglo XX, la preocupación del hombre por la cuestión de los valores es ciertamente milenaria, muy anterior al uso del término.​

Una inquietud que atravesó al hombre de todas las épocas

Intelectuales, filósofos, autores, entre otros, han abordado el tema con suma dedicación y preocupación, y muchos de ellos los han asociado directamente a juicios morales, a las verdades que descubre y propone la ciencia, y a las apreciaciones cotidianas.​

Por otra parte, se ocupa de abordar los valores negativos, contracara de los positivos, y que resultan fundamentales para poder definir que algo es valioso o no lo es.​

Identifica en primera instancia la existencia de valores objetivos y subjetivos, siendo los primeros de alcance y connotación universal como la verdad, el bien y la belleza, mientras que los segundos están asociados a medios para conseguir un fin determinado, y que están casi siempre motivados por un anhelo personal. ​

Guías de comportamientos y agentes causales de inhibición

Estos principios guían mayormente las acciones de las sociedades y de sus principales integrantes que son los seres humanos.​

Cada persona cuenta con una escala de valores determinada y personal, que puede no tener nada en común, o sí, con la de otro, básicamente, porque las personas nos construimos en base a experiencias diversas y muy singulares, y hasta con modelos personales.​

Esta escala la usamos como guía para determinar lo que está bien y lo que está mal.​

Los valores, ineludiblemente, se adquieren en la infancia y son el resultado de la educación familiar y de la escolar, luego participarán en la incorporación de nuevos valores otros agentes sociales que hasta pueden realizar modificaciones en los mismos, pero la base está en los primeros años de vida.​

Como toda escala hay algunos valores que se ubican por encima de otros, es decir, se les atribuye una jerarquía superior o menor, segun corresponda. ​

De acuerdo a los especialistas, aquellos cuyas acciones se corresponden con los valores que sostienen ideológicamente son más felices y están más conformes con su vida que aquellos que elevan algunos valores pero en la práctica, y con sus acciones, los contradicen.​

    : Westamult

Vinculado

Buscador