Etimología de SMS (mensaje de texto)

Estas siglas, que han pasado al lenguaje coloquial en referencia a los mensajes de texto que se envían y reciben desde el teléfono móvil, significan short message service, mensaje corto de servicio.

Esta prosaica denominación refleja bien su cometido: el de transmitir mensajes breves de texto (en la especificación original, de 128 caracteres, longitud luego aumentada a 160) mediante el servicio de señalización en momentos en los que este no se estuviera utilizando.

El servicio de señalización no se utilizaba mucho, por lo que daba margen para ser utilizado a un coste atractivo para las operadoras.

El acuerdo que daba origen al servicio de SMS se firmaba en junio de 1985, y el primer mensaje SMS se enviaba a través de la red de la operadora británica Vodafone en 1992.

El servicio de SMS estaba pensado inicialmente para operar sobre la red GSM, la cual priorizaba el servicio de voz sobre los datos, manteniendo un canal de control que es el que el SMS aprovechaba.

La popularidad de los mensajes cortos hizo que el servicio se mantuviera con el advenimiento de la 3G y la posterior 4G, y todavía sobrevive pese al fuerte envite recibido con WhatsApp y otras aplicaciones de mensajería instantánea sobre tecnología IP.

Esta resiliencia es debida a que el servicio de SMS es el único verdaderamente universal a la telefonía; si bien un celular convencional puede no disponer de conectividad a datos ni implementación de WhatsApp, lo que tiene en común con un smartphone de última generación es... exactamente: los SMS.

De esta forma, los SMS son ampliamente utilizados por entidades bancarias o servicios online para llevar a cabo operaciones como las de doble autentificación de identidad.

La clave del éxito de los SMS fue un bajo precio por la parte del usuario, y su facilidad de implementación por parte de los operadores.

Toda la infraestructura de torres y centrales podía aprovecharse, pues como he dicho el servicio de SMS estaba basado en una tecnología ya existente, por lo que con una actualización de software ya había suficiente para poder prestar el servicio.

El gran uso que los usuarios han hecho del SMS ha influenciado tanto el devenir de las telecomunicaciones como otros aspectos más sociales.

Por ejemplo, el lenguaje. Con el coste individual de cada SMS, los usuarios empezaron a buscar formas ingeniosas de condensar la información en el mínimo de caracteres, así que empleaban las abreviaturas.

Por ejemplo, “por qué” era “pq”, o “lol” para identificar la risa.

También los emoticonos como 🙂 o 🙂 ganaron su lugar en las comunicaciones por SMS, procedentes de las comunicaciones en Internet (chats y correos electrónicos).

    : Master1305

Buscador