Etimología de Navidad

Viene del latín nativitas y quiere decir nacimiento. A su vez proviene del verbo nasci, que equivale a nacido. Como todos sabemos, esta palabra hace referencia a un hecho histórico que cambió el rumbo de la humanidad: el nacimiento de Jesús.

En el calendario actual, este acontecimiento se conmemora el 25 de diciembre, pero esto no quiere que la fecha elegida se corresponda exactamente con la del nacimiento de Jesús.

Con anterioridad a la Navidad cristiana ya existía una festividad pagana durante el mes de diciembre

Si bien las celebraciones cristianas tienen su propio significado teológico, muchas de ellas provienen de festividades paganas anteriores. Así, durante los últimos días de diciembre los antiguos romanos celebraban las Saturnales, una festividad que tenía lugar en el templo de Saturno y consistía en un gran banquete acompañado de un intercambio de regalos entre los asistentes. El motivo de esta celebración estaba relacionado con el fin del solsticio de invierno y el consiguiente fin de las tareas del campo.

El nacimiento de Jesús en los evangelios

De los cuatro evangelistas, solo dos de ellos hablan de su nacimiento, Mateo y Lucas. Según la versión del primero, María y José eran naturales de Belén y llegaron a Jerusalén como refugiados.

En cambio, para Lucas eran nativos de Nazaret y se desplazaron hasta Jerusalén como consecuencia de una modificación en el censo de la población. Hay que tener en cuenta que el relato de los evangelistas no pretendía ser riguroso desde un punto histórico, ya que lo importante consistía en dar a conocer la figura de Jesús.

El significado de la Navidad para los cristianos

Esta celebración la asociamos a un periodo vacacional, a las reuniones familiares, al intercambio de regalos y a un sinfín de tradiciones. Sin embargo, en su sentido genuino tiene un significado más sencillo y a la vez profundo: es la celebración del momento histórico en el que Dios vino a la Tierra en forma de niño para revelar su amor por la humanidad.

Con respecto a su significado teológico, el periodo navideño tiene relación con varias ideas: la esperanza de una vida eterna, el perdón de los pecados o la promesa de llegar al Cielo.

El origen del árbol de Navidad en la tradición cristiana

Durante el Renacimiento los cristianos empezaron a utilizar un abeto o un pino para decorar sus casas durante la Navidad. En este sentido, Martin Lutero fue uno de los primeros que introdujo este elemento simbólico.

Inicialmente el árbol era adornado con frutos, pero con el paso del tiempo se incorporaron adornos y luces de colores. Desde el punto de vista cristiano el árbol simboliza una idea fundamental: una señal de alegría por la presencia de Dios entre los hombres.

    : ruskpp

Buscador