Etimología de Secuencia

Origen en el vocablo latín sequentia, que refiere a continuidad. Se aplica en diversos contextos o situaciones y por ello es que nos podremos encontrar con más de un sentido de la palabra, no obstante postula a nivel general la idea de una cadena que manifiesta un vínculo lógico entre los elementos que la conforman.

En la producción audiovisual se denomina así a la continuación sin interrupción de planos o escenas que componen la historia del argumento.

Y en las matemáticas designa a la serie de operaciones o números organizadas en la que una determina a la que le continua.

En cualquier secuencia los elementos se encuentran ordenados uno tras otro, tal y como ocurre con los números naturales (1, 2, 3, 4, 5, 6...), o con las letras del abecedario (A, B, C, D, E, F, G...).

Este ordenamiento en muchos casos resulta ser imprescindible para el sentido o la coherencia de ese todo, en tanto, el hecho de modificar el orden puede provocar un cambio de sentido que afectará a la secuencia de manera rotunda.

Una condición imprescindible para comprender el mensaje de producciones audiovisuales

El caso más emblemático y claro donde podemos apreciar un estado de cosas como el mencionado es a instancias del cine o de la televisión, donde las películas o programas como las series están compuestos por una concatenación de escenas que deberán ser presentadas a los espectadores de manera organizada.

Si esto no ocurre se producirá un vacío de sentido del espectáculo en cuestión que no le permitirá al público comprender la historia.

Justamente las historias de este tipo están montadas de tal manera que la comprensión esté garantizada sin problemas, pero si esto no sucede, es decir, si las tomas no respetan la secuencia correspondiente, será muy complejo poder entender el mensaje.

La unidad temporal y espacial es una condición básica que debe respetarse, el tiempo debe transcurrir linealmente en un espacio que podrá presentar variantes pero solamente si los planos siguen al personaje a través de su traslado a diversos lugares.

Un plano no puede pasar a otro y verse al personaje en otro lugar o con otra vestimenta porque no será coherente y se generará confusión en el espectador.

Vivimos siguiendo una cadena lógica de acciones

Por otra parte, muchas de nuestras acciones cotidianas están marcadas por la secuencia lógica, por ejemplo, despertarse, tomar el desayuno, bañarse y salir a trabajar.

Si bien puede ocurrir que por alguna situación imprevista, como por ejemplo quedarnos dormidos salteando así alguna de las siguientes fases "predefinidas", teniendo que salir corriendo al trabajo para no llegar tarde, lo lógico es respetarlas, porque forman parte de la rutina que hace que podamos desempeñarnos mejor tanto en el trabajo como en el estudio.

Vinculado

Buscador