Compartir

Etimología de Rey

Viene del latín rex, regis y proviene de la raíz indoeuropea reg, que equivale a conducir, gobernar, guiar o regir. Así, el rey o la reina (regina) es, en su sentido literal, la persona que gobierna o lidera a un pueblo. Como es lógico, el territorio donde ejerce su poder es el regnum o reino. Durante siglos se creyó que el linaje de los reyes descendía de los mismos dioses.

De los primeros pueblos itálicos hasta la monarquía romana

Dos milenios antes de Cristo en el actual territorio de Italia convivían diversos pueblos, como los latinos, los ligures, los etruscos, los volscos o los umbros. Fueron los etruscos quienes desarrollaron una cultura más avanzada y esta circunstancia propició su expansión por casi toda la península itálica.

Inicialmente establecieron un sistema monárquico para mantener cohesionado su territorio, Etruria.

La hegemonía de los etruscos inició su declive cuando en el año 753 a. C se fundó la ciudad de Roma. En ella acabaron fusionándose diferentes pueblos itálicos y de dicha fusión surgió la civilización romana.

En la originaria sociedad romana había distintas clases sociales: una clase aristocrática (los patricios o gentiles), los plebeyos o clases populares y los esclavos. El sistema de gobierno de la primera etapa de Roma fue la monarquía.

El rey tenía el poder político, pero también era el máximo líder militar y religioso (el monarca ejercía su autoridad sobre los augures, los sacerdotes adivinos de la ciudad de Roma). Por otra parte, el rey tenía un consejo de asesores, conocido como senado (los ancianos patricios eran los integrantes de este órgano asesor).

Según las leyendas, el primer rey de Roma fue Rómulo y Numa Pompilio fue el segundo. Los abusos de poder de Tarquinio el Soberbio provocaron el descontento de los romanos y los miembros del senado acordaron su expulsión definitiva. Se creó así un nuevo sistema de gobierno bajo el mando de dos cónsules, la república. El propósito del nuevo modelo era evitar los abusos de poder en un solo individuo.

El modelo de monarquía absoluta

Este sistema de gobierno se fundamenta en dos pilares fundamentales. En primer lugar, todo el poder de un territorio recae sobre un individuo, el monarca o rey. En segundo lugar, desde el punto de vista de las creencias el absolutismo se construye a partir de una idea: el poder del monarca tiene un origen divino. Ésta última consideración implica que la oposición al rey supone la desobediencia al mismo dios.

En el siglo XVlll las monarquías europeas se impregnaron de los ideales reformadores de la Ilustración. El sistema monárquico adquirió una nueva dimensión, conocida como despotismo ilustrado.

La nueva forma de gobernar se resume en un célebre lema: todo para el pueblo pero sin el pueblo. La Revolución Francesa de 1789 supuso el principio del fin del modelo absolutista en los reinos europeos.


Vinculado

Buscador