Etimología de Mundano

Es de origen latín (mundanus) empleada para referirse a la preferencia del ser humano por lo terrenal más que por lo espiritual. En la religión es donde ha sido más estudiado por considerarse una cualidad que aleja a los hombres del camino del bien, es decir, del reino de Dios.

Alude al mundo en el cual es posible la vida de los seres humanos, su sentido se dirige a los excesos que los hombres cometen al privilegiar los placeres que han creado como forma de distracción en dicho mundo.

A lo largo de la historia, la religión ha buscado el equilibrio entre lo terrenal y lo divino

Sus escritos llevan el discurso de la mesura como cualidad que contrarresta los abusos de la carne. El bien se convirtió en el medio y el fin de todo aquel que sea llamado a la contemplación del espíritu. Tanto hombres como mujeres son tentados al pecado, de allí que el mal, tenía su referente en las manifestaciones mundanas que los sometía hasta lograr la perdición del alma.

La palabra mundano fue tomada como sinónimo de pecado, peligro y enemigo del bien. Las conductas inapropiadas y los sentimientos malsanos eran cualidades de los hombres mundanos, alejados de Dios. Surge el castigo tanto terrenal (del cuerpo) como divino (del alma) como mecanismos para aplacar los bajos instintos y combatir las fuerzas del mal.

No solo la religión combatió los excesos de la carne: La sociedad y, en algunas partes, el Estado, se convirtieron en el vigilante de la vida pública de las personas

El control hacia lo mundano a través de leyes, generó formas de rechazo mucho más directas que las impuestas por la fe. Las transgresiones a las normas del buen vivir y del comportamiento se evidenciaban en un ostracismo social.

En el mundo moderno, a pesar de la fuerza y el control impuesto por la religión y la sociedad, lo mundano, desnaturalizó la libertad de los hombres creando en el libertinaje mejores formas de expresión del libre albedrío. Sentimientos como la envidia y el egoísmo fueron privilegiados por encima del compañerismo y solidaridad.

En la actualidad la expresión se asocia a lo superficial, cualidad de una generación que valora más los placeres que produce la tecnología, que deja a un lado la contemplación y cultivo del alma. No hay libertad posible si se sigue siendo esclavo de las pasiones.

    : Paolofusacchia

Vinculado

Buscador