Etimología de Mentira

Toma su forma a partir del verbo mentir, remitiendo al latín como mentīri, expresando una raíz en el indoeuropeo *men(1), señalando la mente. Mentīri hace alusión a la construcción de una falsa realidad a partir de saberes firmes, considerando que toda deformación de la verdad es un constructo de la misma. De este modo, replica la interpretación actual: decir algo sabiendo que es falso.

El universo lingüístico de la ausencia de verdad

En el siglo XVl los errores de imprenta eran conocidos como mentiras de imprenta. Si la falsificación de la verdad no tiene una finalidad especialmente dañina o maligna hablamos de una mentirijilla. En aquellas circunstancias en las que decir algo falso tiene una justificación moral estamos ante una mentira piadosa.

En nuestro idioma son varias las locuciones donde aparece esta palabra: "¡parece mentira!" o "aunque parezca mentira". En castellano manejamos una amplia lista de sinónimos: patraña, falacia, enredo, engaño, bulo, embuste o trola, entre otros muchos.

Hay conceptos que no expresan en un sentido estricto lo contrario de la verdad, pero sí tienen una notable semejanza. Así, las palabras o actitudes hipócritas o la propaganda informativa son dos versiones de la falsificación.

Observar que en algunos juegos de cartas los participantes "van de farol " cuando transmiten a sus rivales que tienen opciones de ganar a pesar de que sus cartas son malas.

Hay individuos que no tienen un control con respecto a sus engaños y manipulaciones y son conocidos como mentirosos compulsivos. Por último, en el ámbito del derecho la persona que en un juicio promete no faltar a la verdad y acaba mintiendo está cometiendo un delito de perjurio (en su sentido etimológico el vocablo perjurio significa jurar en falso).

En la lógica también encontramos las falacias

Una falacia es, en pocas palabras, un argumento o razonamiento que se presenta como válido pero no lo es. Una de las más conocidas es la falacia ad ignorantian, que consiste en aceptar una idea como si fuera verdadera debido a que no es posible demostrar su falsedad.

La revolución de una modalidad que expresa mensajes engañosos, pero que "parecen" ciertos

Resultaría imposible concretar cuándo apareció la primera versión de la mentira, ya que el hecho de decir lo contrario de la verdad es tan antiguo como la propia humanidad. Sin embargo, sí podemos hablar de la última modalidad de lo falso, las fake news. Estas noticias son, como la mayoría de mentiras, aparentemente verdaderas.

A partir del uso de palabras verosímiles y un formato que transmite credibilidad, algunos medios de comunicación se dedican a difundir engaños con el propósito de manipular a la opinión pública. Si bien este procedimiento no tiene nada de novedoso, las fake news cuentan con la potencia de Internet para multiplicarse de manera imparable.

    : Artes Fotolia: Ruskpp, Gaga01

Buscador