Etimología de Troll

Internet saca lo peor de algunas personas, que llegan a comportarse como auténticos salvajes, hablando en términos de debate y dialéctica, sembrando el caos, haciéndose pasar por otras personas, engañando e insultando. Son los llamados “trolls”.

En Internet se entiende como un troll a aquel internauta que solamente busca sembrar cizaña en foros online, ya sea por un motivo personal, como dirigido/motivado por un objetivo político y/o social.

Es un comportamiento que ha encontrado su sitio en Internet, amparándose en el anonimato que proporciona la red, y que permite que estos energúmenos lleven a cabo su tarea sin poner en peligro su identidad real.

Para ello, el troll no duda en ofender abiertamente, presentando un comportamiento que podríamos calificar como de infantil.

De lo que se trata aquí es del insulto gratuito y la provocación. De ahí, la máxima de Internet “don’t feed the troll” (no alimenten al troll), que viene a solicitar a los demás internautas -los “normales” que van a crear una Internet constructiva o, si más no, se pelean por razones comprensibles- que no entren en un conflicto verbal con el troll, ya que este es lo que busca.

Pese a que la mayoría de la gente asocia este término con los personajes de la mitología escandinava (trolls), realmente su etimología tiene que ver con una técnica de pesca.

Y eso es así por la asimilación que se hace entre “pescar” un pez, o “pescar” un internauta en las redes del troll empleando como cebo el enfrentamiento directo, el insulto y la vejación.

La susodicha técnica de pesca, denominada trolling consiste en arrastrar un cebo desde un barco a velocidad lenta. Es, por ejemplo, la que se utiliza con los atunes.

Ya en 1972, se detecta el uso de la expresión “trollear” (trolling) entre los pilotos de aviones de caza norteamericanos estacionados en Vietnam, para referirse a la realización de acciones para arrastrar a sus homólogos soviéticos o de Vietnam del Norte para luchar contra ellos donde les fuera favorable a los norteamericanos. En otras palabras: los provocaban.

Algunos autores afirman que ya se hablaba de trolls en el sentido moderno del término en las BBS de principios de los ochenta, aunque es algo que no comparten todos los estudiosos.

Así es que la teoría más comúnmente aceptada apunta a una adopción del término tal y como se lo conoce hoy, en los fotos de Internet a principios de la década de los 90.

Curiosamente, y si bien la etimología no tiene nada que ver con los seres mitológicos tal y como hemos indicado antes, por homonimia el troll de Internet ha acabado asimilado a la imagen del troll mitológico.

A partir de 2010 más o menos, hemos asistido también a la expansión en el uso del término, así como a la popularización del verbo trolear (que vendría a significar “realizar acciones propias de un troll”), fuera de ámbitos propiamente online.

Así, ahora podemos hablar de “un troll” o de alguien que “trollea” en referencia a aquella persona que engaña a otra con el objetivo de reírse de él y/o hacerlo quedar en evidencia socialmente.


    : Aremihc, Nuttanit

Vinculado

Buscador