Etimología de Pluriculturalidad

Está constituido sobre elementos del latín, tomando el sufijo pluri-, que refiere a la pluralidad específicamente, cultural por cultūra, y el elemento -idad para indicar pertenencia. En su sentido originario, la palabra cultura hacía referencia al cultivo o cuidado de algo, normalmente semillas, pero también a la crianza de animales; de allí se reconocen actividades como la piscicultura, que combina piscis (en relación a los peces) y cultūra, la avicultura, que adopta avis para describir a las aves, o la agricultura, formado por agri que entiende al terreno). Con el paso del tiempo, el término se extendió para aplicarse a las facultades propias de la historia y los valores a nivel social.

Si una cultura es el conjunto de conocimientos, creencias, tradiciones y costumbres, se produce un fenómeno de pluriculturalidad cuando distintos colectivos sociales conviven en un mismo territorio y de esta manera se conforma una situación social heterogénea.

Una idea asociada normalmente a los fenómenos migratorios

Si bien los movimientos migratorios son tan antiguos como la propia humanidad, es a partir del siglo XlX cuando el desplazamiento de individuos se intensifica de manera notable. Países como Argentina, Brasil o Estados Unidos tienen una larga tradición en este sentido.

La llegada de inmigrantes a un nuevo territorio tiene consecuencias de todo tipo: creación de barrios que imitan al lugar de procedencia, la expansión de nuevas creencias religiosas, cambios en el sistema educativo, posibles tensiones sociales, etc. El motivo de estos cambios es evidente: los emigrantes llevan consigo su propia tradición cultural.

La situación de Bolivia como ejemplo de diversidad cultural

La nación andina es pluricultural por motivos diversos. En primer lugar, durante la etapa colonial se impuso un modelo político en el que los nativos estaban bajo el dominio de un país extranjero. A partir de esta situación inicial se fue creando una sociedad compleja donde cada grupo tenía sus propios esquemas culturales: los colonizadores españoles, los indígenas, los mestizos, los criollos, los descendientes de esclavos procedentes de África y las minorías de inmigrantes.

En la Constitución boliviana de 2009 se reconoce de manera explícita la realidad plural del país. En este sentido, desde el punto de vista étnico la población presenta la siguiente distribución: un 55% de indios (la etnia mayoritaria es la quechua, seguida de la aymara), un 26 % de mestizos o cholos, un 15 % de blancos y un 2% de mulatos.

Desde una miradea lingüística, el español es la lengua mayoritaria, pero las lenguas indígenas como el quechua o el aymara tienen un número de hablantes significativo (estas tres lenguas tienen un reconocimiento oficial). No hay que olvidar, por último, que también se hablan algunas lenguas extranjeras, especialmente el alemán, el portugués y el inglés.

    : Mannaggia

Vinculado

Buscador