Compartir

Etimología de Argentina

Comprende uno de los países más desarrollados del continente americano, surgido del vocablo latino argentum que se traduce como plata. La denominación estuvo asociada a varias cuestiones, por un lado a la riqueza de plata que en tiempos de la llegada de los conquistadores españoles existía en territorio argentino y que quedó expuesta fantásticamente en las minas de Potosí donde se encontraba el mayor yacimiento de plata y desde el cual se la extrajo en grandes cantidades para luego ser transportada a España.

Por otro lado, por las características que ostenta uno de los ríos más importantes que atraviesa la región, el Río de la Plata, que según muchos presentaba un brillo símil al del mencionado metal tan usado en joyería.

O sea, de lo expuesto se desprende que el nombre del país está en estrecha vinculación con sus características geográficas y sus riquezas materiales.

La historia de un nombre que tardó tiempo en imponerse por las vicisitudes políticas

Con el descubrimiento de América ya convertido en hecho y la llegada incesante de expediciones descubridoras, la designación se usó por primera vez a mediados del siglo XVI en un mapa creado por un portugués.

Con el tiempo se fue popularizando su uso hasta convertirse en el nombre distintivo de la nación, sin embargo, tuvo que pasar mucho tiempo desde esa primera designación cartográfica para que fuese usado formalmente como nombre.

Los sucesivos conflictos políticos que resultaron de diversas pujas como ser la colonizadora, el proceso revolucionario, y la rivalidad Buenos Aires-interior del país, retrasaron la instauración del nombramiento Argentina y le abrieron paso a diferentes denominaciones que en muchos casos estuvieron asociadas a descubridores y acontecimientos políticos.

La integración y la unidad de Argentina tardaron varias décadas en lograrse a razón de infinidad de enfrentamientos que hasta influyeron en sus nombres precedentes al de Argentina.

Virreinato del Río de la Plata, desde 1776 y hasta la Revolución de Mayo de 1810 y el establecimiento del primer gobierno patrio llamado Primera Junta que decidirá el nombre de Provincias Unidas del Río de la Plata.

En 1816 con la declaración de la Independencia en la provincia de Tucumán se modifica el nombre a Provincias Unidas del Río de la Plata en Sudamérica.

En 1826 se usaron Nación y República Argentina.

El conflicto interior entre unitarios y federales también influyó en el nombre

Algunos analistas argumentan que la designación de Argentina tardó tanto en implementarse a razón de la estrecha vinculación entre el nombre y la hegemonía que ejercía la ciudad de Buenos Aires sobre el interior siempre reticente y desafiante a la misma.

Cuando a mediados del siglo XIX estalló con suma violencia el enfrentamiento civil entre unitarios y federales se utilizaron diferentes nombres: Confederación Argentina, Provincias Unidas, entre otras.

A partir el año 1860, y de acuerdo a lo establecido por el artículo número 35 de la Constitución Nacional, se pueden usar a gusto: República Argentina, Confederación Argentina o Provincias Unidas del Río de la Plata, siendo el primero el más usado.

La joya plateada del Cono Sur

Ubicada en el extremo de América del Sur, Argentina, está organizada como un estado federal, conformado por 24 provincias auto gobernadas y un estado nacional, y una de sus señas distintivas es la variedad que presenta en materia geográfica y climática.

En ella es posible encontrar los cuatro climas y un desarrollo científico, cultural e intelectual enorme que es el orgullo nacional y que la igualó en muchos de estos aspectos a las grandes potencias europeas durante el siglo XX.


Vinculado

Buscador