Compartir

Etimología de Discriminación

Esta palabra viene del latín discriminatio, que equivale a separación, distinción o diferenciación. En su sentido originario el término hace referencia a cualquier acción en la que se produce una separación de unos elementos con respecto a otros. Sin embargo, con el paso del tiempo se incorporó un nuevo significado: la exclusión de una persona o colectivo por razones religiosas, sociales, étnicas o económicas.

La diferenciación injusta entre personas es el elemento común de todos los fenómenos discriminatorios

Históricamente los humanos hemos creado un orden social en el que unos son superiores y otros inferiores. Para los cristianos los que se desviaban de la auténtica fe eran herejes o pecadores y para los musulmanes quienes no siguen los preceptos del Islam son infieles.

Desde el punto de vista de la etnia, algunas razas han dominado a otras por ser consideradas de naturaleza inferior. Las distintas versiones del racismo son una prueba indiscutible de la discriminación por motivos raciales.

En lo político el plano de igualdad entre todas las ideologías solo fue alcanzado a partir de la Revolución Francesa. A pesar de esta conquista política, en la práctica cotidiana la igualdad continúa siendo una aspiración y un anhelo.

En la actualidad algunos colectivos son etiquetados de segunda categoría, como los discapacitados, los homosexuales, las personas mayores o los emigrantes. Con respecto a la mujer, ha padecido y padece una discriminación en el ámbito laboral, social y económico. El movimiento feminista impulsado a principios del siglo XX ha combatido las distintas formas de exclusión que padecen las mujeres.

Las normas de discriminación positiva están orientadas a corregir las desigualdades

En las últimas décadas se ha incorporado un criterio novedoso para reequilibrar las desigualdades sociales. Los mecanismos de discriminación positiva consisten en ayudar a quienes se encuentran en una situación inicialmente desfavorecida. Así, si se acepta que la mujer tiene más dificultades para desarrollar una carrera profesional, resulta razonable que se apliquen una serie de medidas para corregir este obstáculo (la baja de maternidad pagada por el estado sería un ejemplo en este sentido).

Los mecanismos correctores empleados en la discriminación positiva no están exentos de críticas. Algunos consideran que las distintas fórmulas ideadas para reequilibrar las injusticias generan nuevas injusticias y desequilibrios.


    : Alexandre Rotenberg

Vinculado

Buscador