Etimología de Álgebra

La voz álgebra proviene del árabe, concretamente de al-gabr. En su origen remoto se usaba esta denominación en relación a la recomposición de los huesos del cuerpo humano. Así, el algebrista era una especie de médico o sanador que sabía recolocar los huesos rotos o dislocados.

En el siglo lX d. C el matemático árabe Al-Juarismi empleó este vocablo para mencionar una forma específica de realizar cálculos matemáticos. La relación existente entre los huesos recompuestos y los cálculos matemáticos es meramente metafórica.

En ocasiones la etimología es como un viaje en el tiempo, pues se empieza en unas coordenadas espacio temporales y se acaba en otras muy distintas. El término álgebra es una muestra de los viajes semánticos de algunas palabras.

Del Antiguo Egipto a la Casa de la Sabiduría en la ciudad de Bagdad

En las antiguas civilizaciones de Egipto y Babilonia ya había criterios matemáticos avanzados para resolver ecuaciones lineales y cuadráticas. Con posterioridad la escuela pitagórica dio un nuevo impulso en el campo de la geometría y la aritmética. En "Los Elementos" de Euclides ya aparece una metodología que combina el álgebra con la geometría.

Por otra parte, los matemáticos alejandrinos Herón y Diofanto desarrollaron las ecuaciones algebraicas. En el siglo lX d. C el matemático árabe Al-Juarismi ordenó las aportaciones anteriores en el primer tratado de álgebra.

En su obra se exponían los métodos para resolver ecuaciones cuadráticas y se articulaba el primer sistema numérico matemático en el que se incluía el número 0 (la numeración arábiga es la que empleamos en la actualidad). Asimismo, palabras como guarismo y algoritmo fueron acuñadas por Al-Juarismi.

Son pocos los datos biográficos que se conocen sobre este matemático. Sin embargo, es muy probable que se integrara en el gran centro intelectual del Islam, la Casa de la Sabiduría. En esta institución se traducían los textos clásicos griegos y latinos al árabe y, al mismo tiempo, eruditos de distintas disciplinas intercambiaban los conocimientos más avanzados de la época.

Una herramienta imprescindible

El uso del álgebra como herramienta matemática ha sido y es determinante en la ingeniería mecánica y civil. Así, para efectuar un exitoso lanzamiento a la Luna un ingeniero debe hacer cálculos precisos para determinar el ángulo exacto de despegue o el tiempo necesario para traspasar la atmósfera.

En la esfera de los negocios, los algoritmos y ecuaciones del álgebra permiten calcular posibles ventas o cualquier tipo de variable.

Por último, un arquitecto combina la geometría y el álgebra para que cada material utilizado sea diseñado a una escala perfecta.

    : Andrea Sachs

Vinculado

Buscador