Etimología de Carlismo

Término eminentemente español referido a un movimiento político y social sobre la competencia en las dinastías monarquías y que tuvo lugar a la muerte de Fernando VII, en 1833. Bajo esta premisa histórica, este vocablo procede de la figura de Carlos de Borbón, y del sufijo de origen griego “ismo”, que comprende alguna clase de teoría, doctrina o ideas desarrolladas a partir de la raíz de la palabra.

Se utiliza para explicar las pretensiones de este personaje histórico en detrimento de Isabel II de España, que finalmente fue entronizada en 1833, para suceder a Fernando VII.

Este movimiento se basó en dos ejes fundamental que explicaron el programa ideológico de este movimiento: Por una parte la defensa exacerbada de la monarquía y religión católica, y por otra como una reacción a los principios liberales que encarnaba su sobrina Isabel

En sus orígenes se configuró como una reacción a los principios liberales debido a que su precursor abogaba por defender los privilegios de la aristocracia e iglesia católica, mientras que su rival era partidaria de importar las reformas que habían traído la revolución francesa.

Otro de los motivos para entender esta disidencia entre los herederos regios reside en el hecho de la defensa que unos y otros hicieron de la Ley Sálica y de Sucesión. Ésta última implantada para permitir a las mujeres acceder al trono español ante la ausencia de descendientes varones. En donde los carlistas se amparaban en que la nueva legislación proclamaba que las mujeres podrían heredar el trono en caso de no haber herederos varones en la línea principal o lateral.

La rivalidad que se generó entre ambas corrientes políticas dentro de la realeza española conllevó a que se desarrollasen tres insurrecciones en el siglo XIX que fueron denominadas como guerras carlistas. La primera entre 1833 y 1839, la segunda entre 1846 y 1849 y por último la tercera que tuvo lugar entre los años 1872 y 1876.

Una de las notas más características de este movimiento es su simbología y que destaca por su lema “Dios, Patria y Rey” y su bandera en donde está presente la cruz de Borgoña en rojo

El precursor de este movimiento y su primer pretendiente fue Carlos de Borbón en su condición de segundo hijo del rey Carlos IV y de María Luisa de Parma, y por ello hermano del rey Fernando VII.

Con el paso de los años esta palabra pasó a denominarse como comunión tradicionalista y llegó a participar en la guerra civil española (1936-1939) a través de una organización denominada como requetés a favor de las tropas sublevadas dirigidas por el general Francisco Franco. Con el deseo de volver a la monarquía tradicional y católica de los primeros años de este movimiento y en sustitución de la segunda república.

A partir de la transacción española sufrió una gran renovación al proclamarse como su máximo representante Carlos Hugo de Borbón, partidario de las ideas socialistas y autogestionarias. Pero sin apenas presencia en la vida política española surgida de las elecciones generales en el año 1977 en la que se presentó bajo el Partido Carlista.

    : jorisvo

Buscador