Etimología de Sefardíes

Es una derivativa histórica que procede de la palabra Sefarad, cuya traducción del hebreo ha estado siempre relacionada con los territorios de España y Portugal en la Edad Media o más literalmente como judíos del Sefarad. Es así como la tradición judía denominaba a la población de la Península Ibérica que ha estado ligado a la cultura hispánica. De todas maneras, los orígenes de esta palabra son más ancestrales ya que está reflejada en la Biblia al referirse a una ciudad de Babilonia que era conocida por el nombre de S´farad.

Su utilización se produjo después de la expulsión de la población judía de España en el año 1492 bajo el reinado de los Reyes Católicos, Isabel y Fernando

Para denominar a todos los descendientes de los judíos de la Península Ibérica y que conformaron la diáspora judía en otras zonas geográficas. Para a partir de este momento ser conocidos internacionalmente bajo este gentilicio que ha perdurado hasta la actualidad. Su población hablaba en algunos idiomas que ya están extintos, como por ejemplo el judeoportugués o judeocatalán. Con una integración en la cultura hispánica a través de la lengua, costumbres y tradiciones.

También se refleja la palabra sefardí para referirse a un aspecto meramente lingüístico como es el dialecto judeoespañol y del que todavía hay algunos testimonios sobre su utilización entre los miembros de esta comunidad. De todas maneras, han conservado como lengua materna el idioma español, que lo hablan junto con sus idiomas oficiales, como el hebreo o árabe.

Es un vocablo, por otra parte, que se utiliza para denominar, tanto a la población de ascendencia hebrea pura del área geográfica hispana como a los que se emparentaron con la población ibérica y se establecieron en este territorio

Otra de las acepciones de esta palabra para los judíos es Lejísimos para indicar el deseo de esta raza en unirse en una sola patria común y considerar que están todavía muy alejados de este destino bíblico. También es un término que se utiliza para diferenciarse claramente de la población de origen askenazí. Es decir, procedentes de otras áreas como Armenia, Georgia o India y que no guardan ninguna clase de vínculos con la cultura hispánica.

Con el paso de los años la población sefardí se ha integrado en una comunidad de más de dos millones de personas que están repartidas entre diferentes países del mundo: Israel, Estados Unidos, Marruecos, Canadá, Países Bajos o Francia, entre algunos de los más relevantes.

Un caso especial son los sefardíes que están establecidos en los países sudamericanos (Paraguay, Chile, Brasil y Argentina) y que provienen históricamente de los judíos sefardíes que acompañaron a los conquistadores españoles de América, comprendiendo una estrategia para escapar de las persecuciones que tuvieron que sufrir durante la última etapa del reinado de los Reyes Católicos.

    : Artes Fotolia: Dbrnjhrj, Grafonom

Vinculado

Buscador