Etimología de Ingeniería e Ingeniero

La ciencia de la ingeniería inicialmente se contempló por el inglés engineership en el siglo XVII, y engineery en el siglo XVIII, para finalmente arribar a engineering, documentado en 1972, sobre el término vinculante engineer, al respecto de ingeniero, el cual se remonta al francés antiguo en el siglo XIII como engigneor, asociado a la construcción de máquinas con una especial atención a nivel bélico, sobre el Latín tardío ingeniare, con raíz en el latín ingenium, que responde como referencia directa para la palabra actual ingenio, no obstante en los tiempos de la antigua Roma, ingenium respondía al responsable por controlar aparatos de combate, como por ejemplo la clásica y emblemática catapulta, de la misma forma que se aplicó para señalar al conductor de la locomotora a vapor en 1832. En el último escalón se aprecia una transformación en la significación de ingenio, que se lo adopta entorno a la idea del capacidad y habilidad. En Grecia, por su parte, la persona que trabajaba con artefactos se lo conocía como mekhanopoios.

Al respecto del latinismo ingenium, es posible profundizar para marcar el prefijo in-, que remite a "en" al respecto del interior, conjugándose con genius, que se entiende por genio, con raíz en el indoeuropeo *gen-, por engendrar, y concluye con la actuación del prefijo -io, como agente de cualidad.

Actualmente el alcance de Ingeniería acompaña áreas tan diversas como la alimentación, electrónica o genética.

Buscador