Compartir

Etimología de Incesto

Viene del latín incestus, un vocablo que se forma con dos elementos: in equivale a no y castus, que significa casto o puro. Por lo tanto, en su sentido primigenio incesto es la conducta contraria a la castidad o a la pureza. En su evolución semántica esta palabra adquirió un nuevo significado: las prácticas sexuales entre personas con cierto grado de consanguinidad.

Las relaciones incestuosas han sido duramente castigadas en distintas tradiciones culturales y religiosas

Si bien los descendientes de Adán y Eva no tuvieron más remedio que mantener relaciones sexuales entre ellos, la tradición judeocristiana ha censurado con firmeza las relaciones carnales entre parientes cercanos. De hecho, durante la Edad Media la iglesia católica intentó frenar los matrimonios entre individuos de un mismo clan familiar.

En los relatos de la mitología griega también hay numerosos episodios de relaciones impuras. El rey Edipo mató sin saberlo a quien era su padre y acabó casándose con su madre. Adonis nació tras el encuentro amoroso entre el rey Tias y su hija Mirra. El dios Zeus, conocido por sus múltiples amantes, mantuvo un romance con Demetra, su hermana mayor. Estas y otras muchas relaciones incestuosas de la literatura fueron consideradas aberrantes.

Un breve análisis sobre la prohibición del incesto

Los antropólogos han analizado el incesto principalmente por un motivo: la mayoría de culturas han censurado la unión carnal entre familiares y, muy especialmente, entre madres e hijos. En otras palabras, la prohibición del incesto constituye un tabú en la mayoría de comunidades humanas.

Las razones que podrían justificar dicho tabú son varias. Por un lado, la figura de la madre representa algo sagrado en la mayoría de culturas y, por lo tanto, es lógico que la relación sexual con una madre sea considerada algo impuro. En segundo lugar, las hembras del género humano carecen de un periodo de celo y, debido a ello, se creó una prohibición explícita para poner un cierto orden en las relaciones sexuales. Por último, desde los tiempos más remotos el hombre sabe que el contacto sexual con personas del mismo clan familiar desemboca en malformaciones y en una degradación de la estirpe.

En síntesis, la relación carnal entre parientes es valorada como algo indigno e inmoral. Debido a esta consideración la legislación en la mayoría de países prohíbe las relaciones incestuosas.


    : Ali

Vinculado

Buscador