Etimología de Crisis

Este estado de caos e incertidumbre se ubica en el latín como crisis, sobre el griego en krísis, asociado a verbo krínein, al respecto de juzgar como también implicando decidir o separar, evidenciando raíz en el indoeuropeo *krei-, por cortar en pos de elegir; complementa el sufijo -sis, que comúnmente aparece en la terminología de la salud para señalar una afección, aplicándose en este caso en el sentido de determinar una situación problemática.

El verbo krinein demuestra su alcance figurando en la construcción de crítica (visible en el griego kritikḗ), crimen (registrado en el latín crimen), criterio (dado por el griego kritḗrion) o hipocresía (observándose sobre el griego hypokrisía).

Una crisis ocurre en un marco de inestabilidad, que puede tener múltiples factores desencadenantes, restando una necesidad de curar el daño manifestado. Así mismo, el grado de impacto es determinado por los actores y elementos participantes, es decir, uno pude hablar de crisis institucional, económica, política, religiosa, mundial, o incluso a nivel interno de carácter personal. No obstante, en todos los casos aplica la misma premisa: buscar una solución, lo antes posible, retornando a un estado de normalidad y proyección a futuro.

Una reflexión particular merece la idea de oportunidad durante una crisis, porque la significación del término habla de la capacidad de discernir ante un escenario de profundo cambio. Lo que parece ser crítico e imposible de superar puede transformarse en un aprendizaje, y una motivación para evaluar lo que uno hizo hasta esa instancia. De hecho, uno puede estar conciente (o no querer reconocer) de que sus acciones concluirían mal, y aún así optar por continuar en lugar de detenerse para solventar los problemas y evitar lo inevitable. Por el otro lado, no hay que confundirse con la mirada oportunista de algunos individuos que aprovechan el momento de encrucijada en el que otros están inmersos.

Buscador