Etimología de Carisma y Carismático

Se lo distingue en el latín tardío como charisma, al respecto del griego en chárisma, interpretado como una entrega o disposición de carácter divino, asociado a charis, por gracia, aprecio, belleza o bondad, vinculado al verbo chairein, entendido por alegrar, sobre la raíz indoeuropea *gher-(2), por querer, acompañado del sufijo -ma, como agente de resultado. En el caso del adjetivo dado en la forma carismático, éste es determinado por el sufijo -tico, para aludir a la persona correspondiente.

Se lo percibe como una habilidad social a través de la cual el protagonista es capaz de atraer o captar la atención del otro a partir de diálogos que fluyen con naturalidad, interés y simpatía, por su parte, desde la teología, entorno al 1640, se lo presenta como un obsequio de Dios remitiendo al uso del plural del latín charismata.

    : Nataliya

Buscador