Etimología de Bluetooth

Es una referencia a Harald Blatand (rey de Dinamarca en 958, y posteriormente de Noruega en 976, dadas las transformaciones en la región en aquellos tiempos), figura que se popularizó en el idioma inglés como Bluetooth, y así también el logo responde a sus iniciales, en caracteres denominados runas sobre el abecedario antiguo escandinense. Este avance tiene sus raíces en un equipo formado en 1989 por Ericsson Mobile, en Suiza, emperesa que luego sería comprada por Sony en 2011, encabezado por Nils Rydbeck, acompañado por el médico Johan Ullman y los ingenieros Sven Mattisson y Jaap Haartsen. En 1998 se conformaría un grupo de empresas con el propósito de forjar un estandar (con la participación de IBM, Toshiba, Nokia Intel y la protagonista a quien nadie asocia directamente esta innovación, Ericsson), y se lo presentaría al público recién en 1999.

Igualmente, la referencia fue dada por Jim Kardash, ingeniero de Intel (quien estaba familiarizado con la historia de Blatand a partir del libro The Long Ships) durante la etapa de desarrollo para la conectividad entre laptos y celulares, teniendo en cuenta que normalmente se asignan denominaciones hasta que se oficializa un nombre. Se aprecia el paralelismo sobre el papel que tuvo Blatand en la integración de los pueblos de la región, para trasladarlo a un protocolo de integración tecnológica. Lo valioso a destacar es el hecho de que se lo haya desarrollado tan abiertamente, porque si fuera una innovación en manos de Apple, por ejemplo, no habría una universalidad como la que se tiene actualmente, que alcanca todas las marcas.

La idea y el objetivo de Bluetooth, es hacer posible que distintos dispositivos se conecten dentro de una pequeña zona, entendida a instancias de un uso práctico individual, sin que se requiera de Internet; pensemos que cuando nació, no existía una accesibilidad tan fácil como la que se tiene hoy, pero incluso en la actualidad si uno está viajando en un vehículo puede perder fácilmente la señar a Internet, sea porque está atravesando un puente o una zona rural, y es en este terreno donde Bluetooth vence y el motivo por el cual continúa vigente, como una solución útil y necesaria.

Por lo tanto, se lo puede entender como el backup a la conectividad Wi-Fi (sustentada por un servicio de Internet), teniendo contextos en los cuales resulta más idóneo porque en definitiva, Bluetooth y Wi-Fi tienen dos aplicaciones totalmente diferentes.

    : GaudiLab, Marina

Vinculado

Buscador