Etimología de Empresa

Se lo registra en en el italiano impresa pautado como verbo en imprendere, y sobre el cual es posible una deconstrucción que identifica el prefijo del latín in-, que indica algo interior, con raíz indoeuropea en *en-, que se interpreta como "en"; luego se observa el verbo prehendere, que remite a la idea de tomar o agarrar una cosa (nótese la palabra prender ubicada en el latín vulgar como prendĕre), y desde donde se revelan el prefijo pre-, en la forma del latín prae-, que señala algo previo, y hendĕre, repitiendo sobre la acción de tomar, con raíz en el indoeuropeo *ghed-, explicítamente como agarrar. En consecuencia, desde su origen semántico entendemos que una empresa implica aferrarse a algo con el propósito de desarrollarlo.

Una insignia de los antiguos caballeros

Esta palabra la asociaciones normalmente a la actividad económica impulsada por una o varias personas que mantienen un negocio.

Sin embargo, empresa también quiere decir llevar a término cualquier acción que implique una cierta dificultad (en el segundo capítulo del Quijote se afirma que el proyecto vital del personaje de Cervantes consistía en llevar a término una empresa). En este contexto, hay que indicar que antiguamente este término hacía referencia a la insignia que llevaban en un escudo de armas algunos caballeros y con tal símbolo se expresaba que el caballero había adquirido el compromiso de emprender una acción relevante.

Distinción entre negocio y empresa

La palabra negocio viene del latín negotio y literalmente quiere decir negación del ocio. En la actualidad entendemos que un negocio es cualquier actividad que tiene una finalidad lucrativa. Si un negocio se organiza de una manera sistemática y con un cierto volumen de operaciones se acaba convirtiendo en una empresa.

La etiqueta empresario en su sentido actual

El inglés es la lengua que determina el rumbo del significado de las palabras. Este hecho se observa claramente con el término empresario. Así, asociamos la denominación empresario al mundo de los negocios porque en inglés se usa la palabra businessman, que literalmente quiere decir " hombre de negocios".

Una cierta confusión en las palabras

En la actualidad empleamos varios términos para hacer referencia a la persona que gestiona una actividad empresarial. La más común es empresario, pero también usamos la palabra emprendedor u hombre de negocios. A pesar de tratarse de etiquetas que parecen equivalentes, en realidad no lo son.

Un empresario es la persona que tiene la responsabilidad de liderar una serie de acciones dentro de una empresa. Un emprendedor es quien inicia un proyecto de negocio y con el paso del tiempo se puede convertir en empresario. Por último, el hombre de negocios es la persona que se dedica a cualquier actividad con un fin lucrativo (alguien puede ser un hombre de negocios y esto no quiere decir que tenga una empresa).

    : Mayer

Vinculado

Buscador