Etimología de Votar y Voto

Se identifica en el latín medieval como votare (votar), sobre la forma sustantiva procedente del latín en votum (voto), comprendiendo originalmente un pacto de devoción a Dios o tributos a una entidad divina sobre la intimidad de un pedido. La interpretación dentro del marco de elegir entre distintas opciones se lo conocía en un principio como sufragio, en la forma del latín suffragium. Por esta razón se distinguen palabras vinculantes sobre las raíces como devoción (en el latín devotio) o expresiones como misa votiva o el Voto de Santiago que comprendía una retribución anual al apóstol por su aparente ayuda en la guerra de Clavijo en el 844, y transformado en celebración nacional en 1643 durante el reinado de Felipe IV de España.

Por su parte, la raíz pautada por votum está asociada al participio votus, sobre el verbo vovere, como ya observamos, a instancias de una creencia, interpretándose por prometer o manifestarse a disposición.

Buscador