Etimología de Restaurante

Su origen está relacionado con un mensaje publicitario. Viene de restaurant, un término que en francés se empezó a utilizar a finales del siglo XVlll. Así, un cocinero apellidado Boulanger tenía un establecimiento de comidas en la Rue du Poulies en la ciudad de Paris y para llamar la atención de los clientes colocó un letrero en la puerta del local. En dicho letrero había un mensaje publicitario con una sugerente idea: venid a comer a mi casa y yo restauraré vuestro cuerpo.

La palabra restaurarant viene del participio del mismo verbo en francés y este a su vez del latín restaurare. La estrategia de marketing de Boulanger tuvo éxito y en poco tiempo las casas de comida de mayor categoría de toda Europa acabaron llamándose restaurantes.

En el contexto de la gastronomía el uso de galicismos es muy habitual. En español las palabras aperitivo, barbacoa, cuchara sopera, cocina, guarnición o restaurante provienen de la lengua francesa.

Otros establecimientos similares

En la Antigua Roma existían las thermopilia, establecimientos donde se servía comida caliente. En la Edad Media había posadas, donde los mercaderes y viajeros encontraban cobijo y alimento. El mesón era el local destinado al hospedaje y a proporcionar comida a los viajeros (la palabra mesón también proviene del francés maison, que quiere decir casa).

Las primeras tabernas aparecen en la Antigua Roma y estaban ubicadas en los bajos de los edificios

En el siglo XV en Madrid existían bodegas dedicadas a la venta de comida y vino. En España y en el contexto geográfico de Latinoamérica existen las fondas, establecimientos populares donde se sirve comida casera a precios populares (en México los locales modestos se denominan fondas y aquellos en los que el menú es más caro se conocen como restaurantes o cafeterías).

Con el paso del tiempo surgieron otras modalidades de establecimientos dedicados a servir comidas. Las primeras cafeterías se fundaron en la ciudad de Estambul en el siglo XVl y en poco tiempo estos locales destinados a consumir café caliente se pusieron de moda en los territorios del Imperio Otomano.

El bistró francés fue en su origen un establecimiento dedicado a servir comidas a las clases más humildes, pero el interés de los turistas hizo que se convirtieran en establecimientos de lujo para degustar quesos y vinos selectos.

En Francia, la versión más popular de restaurante se conoce con el nombre de brasserie (originariamente en estos locales se vendía cerveza a los trabajadores de las fábricas).

    : Asya

Vinculado

Buscador