Etimología de Realidad Aumentada

Traducción literal del término augmented reality empleado en inglés, la realidad aumentada denota a aquellas aplicaciones (especialmente para dispositivos móviles como smartphones) que permiten ver el mundo a través de un filtro que proporciona información añadida. La idea de “aumentado”, pues, viene de añadir esta capa de información a la realidad.

Aunque el uso del término se ha popularizado a partir de la segunda década del siglo XXI, su origen se remonta a principios de los 90 en el ámbito de las tecnologías militares.

Concretamente, se le dió este nombre a la experiencia proporcionada por los cascos de los pilotos de aviones de combate, ya que en su visor se sobreimpresionaba una capa con la información digital requerida para llevar a cabo la misión, como indicaciones de los objetivos, o identificación de posibles amenazas.

De esta forma, el piloto no debía agudizar la vista ni el ingenio para discriminar donde se encontraban los objetivos y quienes eran los amigos y quiénes los enemigos para no disparar al equivocado.

La popularización de la realidad aumentada llegó con los smartphones.

Así, apps dedicadas a esta tarea, utilizan la cámara trasera (principal) del smartphone para mostrar la realidad en la pantalla, pero sobreponiéndole una capa de información. Estas apps permiten la actualización de la información y las georeferencias conforme nos movemos.

El “último grito” en materia de realidad aumentada lo han protagonizado los juegos.

Especialmente notable fue la “explosión” de Pokémon Go en el verano de 2017, aunque ya existían desde años antes otras opciones que explotaban esta tecnología, como Ingress. Todas ellas están basadas en sobreimprimir elementos digitales al entorno real.

De esta forma, podemos ver deambular por las calles de nuestras ciudades, personas mirando al celular que parecen estar a la caza y captura de algo. Y, efectivamente, lo están... sólo que solamente pueden verlo ellos y a través del teléfono.

El hecho diferencial de la realidad aumentada es que la información digital que se sobrepone a la real depende de la ubicación física.

De esta forma, si cambiamos nuestro punto de vista, tendremos que mirar a otra parte con el celular para seguir viendo la referencia digital, no porque esta haya cambiado de sitio, si no porque nosotros nos hemos movido, ya sea volteándonos o desplazándonos.

Tampoco debemos confundir la realidad aumentada con la realidad virtual. Esta última consiste en un entorno ficticio, totalmente generado por computadora, a través del cual nos podemos mover e interactuar.

Finalmente, otro elemento que no podemos catalogar como realidad aumentada son los controles e indicadores del coche que se proyectan en el cristal delantero, como el velocímetro, o las indicaciones de dirección de acuerdo con un sistema de navegación.

    : Trihubova

Vinculado

Buscador