Etimología de Música Clásica

Está compuesto por los vocablos de origen latino música y classicus. La primera procede del griego musiké, que designa a lo propio o relativo a las musas, mientras que classicus en la cultura romana se empleó para dar cuenta del estamento social más pudiente y también para calificar a aquello que sobresale como modelo o por ser de primera clase.​

Las musas fueron a instancias de la mitología griega unas deidades que se ocuparon de proteger y auspiciar las artes y las ciencias, en especial la poesía cantada, y de ahí entonces surgió su vínculo con el postulado de música.​

Por su parte, el uso del vocablo clásica no resulta casual, siendo que está en estrecha asociación a la consideración de este tipo de música como culta, modélica, inherente a un contexto social refinado y propio de las élites.​

Es una corriente musical que se desarrolló entre la segunda parte del siglo XVIII y la primera parte del siglo XIX con epicentro especialmente en Europa. A diferencia de otros estilos musicales se caracteriza por interpretarse en un espacio selecto, como un gran teatro, en el que la oferta musical es excluyentemente clásica.​

Mientras tanto, el público también asume una actitud de respeto y solemnidad durante la interpretación.​

La orquesta es la estrella de la interpretación

Otra seña propia es la presencia de una orquesta que tiene a su cargo la ejecución musical de la pieza que puede ser un concierto, una sinfonía, o una ópera.​

Las óperas son sin duda una de las creaciones musicales emblemáticas de la música clásica, dueñas de una fuerte carga dramática, son cantadas y actuadas por actores, es decir, presentan una exquisita combinación de música y teatro.​

Por su parte, las sinfonías y conciertos solamente ofrecen un espectáculo musical cantado o instrumental.​

Se opone tajantemente a la música popular y surgió como una reacción al Barroco que se caracterizó por su horizontalidad y la superposición de melodías al mismo tiempo.​

En la música clásica las composiciones son menos pesadas porque solo cuentan con una melodía principal, situación que deviene en una estructura musical vertical. ​

Mozart y Beethoven, dos emblemas que ejercieron notable influencia

Entre los músicos referentes destacan: Haydn (Sinfonía número 1), Mozart (Las bodas de Fígaro, Flauta mágica, y Serenata número 13), Beethoven (Sinfonías número 5 y 9), Bach, Verdi, Wagner, Chopin, Strauss y Vivaldi, entre otros. ​

Aunque se llevaban una diferencia de casi veinte años, Mozart y Beethoven, fueron contemporáneos, y entre ellos se generó una "rivalidad musical" que dejó por aquellos años a Beethoven en un segundo plano.​

Cuando el padre de Beethoven se enteró que Mozart ya daba conciertos a los siete años presionó a su hijo para que siguiera esos pasos, incluso llegó a obligarlo a despertarse en plena noche para ejercitar, y hasta lo alejó de amigos y de cualquier otro entretenimiento típico de su edad que lo alejaba del objetivo musical. ​

Finalmente le dio el gusto a su padre y a los siete años dio su primer concierto. ​

El género clásico se ha inspirado mayormente de la música religiosa, como el canto Gregoriano, y en las expresiones musicales de la Antigua Grecia y Roma

En Grecia, los poemas épicos se acompañaban con música, y del lado romano, si bien no fueron tan exquisitos como los griegos, hubo exponentes como el emperador Nerón que se encargaron de difundirla y de cultivarla por todo el imperio, incluso en el marco de esa locura que dominó su gobierno la declaró como el único elemento que llevaba felicidad.​

Todo este bagaje sumado al desarrollo de las voces melódicas, la armonía y la notación musical, fue crucial para su apogeo entre 1730 y 1820.​

Cabe destacarse que esta corriente inundó de música las cortes ya que fue muy apreciada y sustentada económicamente por diversos monarcas europeos como Maximiliano Francisco que contrató a Beethoven, o el principado y arzobispado de Salzburgo que hizo lo propio con Mozart. ​


Vinculado

Buscador