Etimología de Ministro

Se ubica en el latín minister, interpretándose en un principio entorno a servir esgrimiendo la figura del criado o subordinado, evolucionando hacia el 1300 en el Cristianismo para referirse al cura o padre que dedica su vida a Dios, construido sobre las formas minus, por menos o inferior, conectado al adjetivo minor, entendido como menor, sobre la raíz indoeuropea *mei-(2), por menor o pequeño. En el contexto político, remonta a los últimos años del siglo XVI al respecto de desempeñarse como cabeza o consultor del estado, constituyéndose como una figura a nivel protocolar internacional a mediados del siglo XVII, y evidenciándose como título de Primer Ministro del Estado al frente del pueblo inglés a partir de 1721 con la llegada al poder de Sir Robert Walpole, tomando referencia sobre la denominación de los principales administradores o consultores de la corona británica.

Así mismo, se observa la referencia en el francés antiguo menistre, para influenciar el inglés minister y el portugués ministro, manteniendo en este último caso la misma grafía que el español. Se reconoce un conjunto de configuraciones léxicas que listan ministrar (reflejado en el latín ministrāre), ministerio (sobre el latín ministerium), administrar (determinado en el latín administrāre), o suministrar (en el latín como subministrāre).

Por su parte, contrasta a nivel lingüístico con el término magistrado, dado en el latín magistrātus, al respecto de magister, remitiendo al maestro, emblema que adquiere una imagen de autoridad del saber, aplicándose al ámbito educativo y jurídico como también a áreas específicas como la música desde la cual surge esta concepción, forjado sobre el adverbio magis, que remite a más o mayor.

Buscador