Etimología de Emancipar

Encuentra referencia en el latín como emancipāre, formado por el prefijo e-, por ex-, entendiendo la idea de quitar o salir, y el verbo mancipāre, al respecto de mandar, vender o transferir, asociado a mancipum, por titularidad o posesión, porque originalmente mancipāre implicaba la idea de que un individuo transmita una posesión a otro, como también que un individuo se entregue al sometimiento, procediendo de manus, traduzido explícitamente como mano, con raíz en el indoeuropeo *man-(2), por mano, y conjugándose con el verbo capere, por agarrar o tomar, sobre la raíz indoeuropea *kap-, por captar. Se destaca la presencia de la palabra la mano como un claro símbolo posesivo. En la antigua Roma, se empleaba el término manumitir, sobre manumittere, para indicar la liberación de un esclavo, trabajando sobre los elementos manus y mittere, interpretado como enviar, en el sentido de despojar del dueño.

La emancipación es una formulación legal que entiene el alcance de los derechos y responsabilidades de un invididuo sobre otro, originalmente contemplando a los hijos y a las esposas ante la figura del pater familia. Hoy, es posible que un menor sea emancipado de sus padres con la finalidad de adquirir derechos que solamente obtendría al cumplir la mayoría de edad, como por ejemplo para casarse, o algo tan simple como abrir una cuenta bancaria o constituir una persona jurídica, no obstante en cada país rige un marco jurídico específico que establece los procedimientos y alcances del acto.

Buscador