Compartir

Etimología de Arcoíris

Este sustantivo presenta dos variantes igualmente válidas, ya que puede escribirse en una o dos palabras de manera indistinta. En cuanto a su etimología, se forma a partir de dos elementos. El término arco viene del latín arcus, que hace referencia al arma empleada para tirar flechas o a la forma curva.

Por otra parte, a partir de la palabra iris se hace alusión a la diosa griega con el mismo nombre. Hay que indicar que el pigmento del ojo humano, el iris, recibe esta denominación por la misma diosa griega.

La diosa mensajera de la paz

En las culturas del pasado este fenómeno de la naturaleza fue interpretado como un mensaje de los dioses. La diosa Iris era hija de Taumante y de Electra y entre sus hermanas destacan las harpías y su gemela Arce. Según los relatos mitológicos, era representada como una hermosa joven con alas doradas con las que podía llegar a cualquier rincón del mundo, incluso a las profundidades del mar o del inframundo.

Los griegos veneraban a la diosa Iris porque creían que ayudaba a los humanos a conseguir sus deseos. En algunos relatos fue emparejada con Morfeo, el dios del sueño, y en otros con Cefiro, el dios del viento del oeste. Iris y su hermana gemela Arce se alistaron en bandos diferentes durante la Titanomaquía (Iris apoyó a los dioses del Olimpo y Arce dio su apoyo a las deidades de la edad de Oro).

Para los griegos el fenómeno del arcoíris estaba igualmente relacionado con esta divinidad. Así, la diosa Iris dibujaba en el cielo un arco con los colores que salían de su capa y de esta forma anunciaba el fin de la tormenta. Esta imagen era interpretada muy positivamente: los dioses ya no estaban enojados con la humanidad y transmitían esta idea a través de una diosa mensajera.

La aparición del arcoíris en el pasado remoto tenía una dimensión mágica y espiritual

Para los mayas este fenómeno de la naturaleza era un mensaje de los dioses a los humanos. Para los nahuas se correspondía con una serpiente de luz y fuego que lucha contra la lluvia. En la Biblia su presencia es concebida como una señal de la alianza sagrada entre Dios y los hombres. Para los antiguos pueblos nórdicos los dioses construyeron el arcoíris o Bifrost para establecer un puente entre dos mundos, Asgard y Midgard

La investigación de Isaac Newton sobre la descomposición de la luz permitió la comprensión del fenómeno del arcoíris

Cuando Newton se puso a investigar el fenómeno de la luz, el arcoíris dejó de ser un fenómeno misterioso de orden divino.

Demostró que la gama de colores que aparecen en el cielo están contenidos en la luz solar y que la causa de su aparición es bastante simple: cuando la refracción de la luz atraviesa las gotas de agua, cada una de las gotas actúa como un prisma y se proyecta en el cielo un arcoíris.


Vinculado

Buscador