Etimología de App Móvil

Queda bastante claro que la denominación app es una abreviatura de application en inglés, la cual ha sido adoptada por el idioma español como un préstamo lingüístico.

Pese a que también hablamos de app en las plataformas de sobremesa, lo habitual es reservar dicha denominación para los programas que se ejecutan en un dispositivo móvil, bien sea un smartphone o un tablet.

Application se empieza a utilizar en la lengua inglesa en el siglo XIV, procedente del latín (applicatio) para denominar el acto de poner algo en uso.

Dicho de otra forma: para ponerlo a funcionar, que es precisamente lo que hacemos con una aplicación (o una app, ya puestos) cuando la ejecutamos.

En el entorno informático, empieza a utilizarse el término aplicación para denominar a un programa a principios de la década de los 80.

No queda claro dónde y cómo se origina este término, pero lo que queda claro es que, tras una década de uso, podríamos decir que en competencia con la denominación programa, aplicación pasa a ser más utilizada.

Probablemente, la abreviatura app ya se utilizaba desde principios de los ochenta, pero con mucha menor frecuencia.

El término app gana protagonismo como sinónimo de aplicación móvil a partir de 2007 con la presentación del primer iPhone.

Con anterioridad al primer teléfono de Apple ya existían teléfonos inteligentes (aunque no se les aplicaba mucho esta definición), aunque no fuera en el formato que proponía la compañía de la manzana, y contaban con programas que, ocasionalmente, se denominaban apps.

El iPhone cambia el paradigma y también cambia el lenguaje; facilita la instalación de programas (sí, perdonad, apps) y proporciona un repositorio centralizado donde se pueden encontrar: la App Store.

El nombre de la tienda de aplicaciones de Apple para el iPhone (y que posteriormente se extenderá a todos los dispositivos que utilizan iOS) potencia en gran medida la adopción de app como sinónimo de programa o aplicación para dispositivo móvil.

En entornos profesionales, se entiende como app un programa “ligero”, dedicado a una o unas pocas tareas y que consume pocos recursos del hardware.

La filosofía de las apps ha vuelto incluso a los escritorios informáticos, aunque es un término que no se utiliza en exceso en dicho contexto, mientras que en el contexto de los dispositivos móviles es muy común.

Y de ahí ha pasado también a otros tipos de dispositivos, como los televisores inteligentes (smart TV).


    : Alexmat46

Vinculado

Buscador