Compartir

Etimología de Agropecuaria

Al analizar los elementos léxicos que conforman el término agropecuario se observa que está formado por tres componentes de origen latino. Por un lado, agri quiere decir campo o tierra de cultivo, la palabra pecus hace referencia al ganado y, por último, el sufijo -ario expresa la idea de pertenencia. Así, la actividad agropecuaria es aquella que engloba dos sectores: la agricultura y la ganadería.

La revolución del neolítico

El neolítico supuso un cambio sustancial, ya que en este periodo se asentaron dos actividades totalmente novedosas: la agricultura y la ganadería.

Los primeros indicios del sector agropecuario se encuentran en Oriente Medio y ocurrieron hacia el 10.000 a. C. Este territorio presentaba algunas características idóneas para el surgimiento de la agricultura y la ganadería: tierras fértiles, ríos caudalosos y variedad de especies animales y vegetales. Así, las hordas humanas que se desplazaban de un lugar a otro encontraron un lugar perfecto para el asentamiento definitivo. La población que vivía cerca de las orillas de los ríos Tigris y Éufrates fue creciendo notablemente y debido a ello la actividad cazadora recolectora ya no podía satisfacer las necesidades alimentarias de las sociedades humanas. Esta limitación activó la búsqueda de una alternativa más eficaz y productiva.

Indicar que el cultivo de plantas y la domesticación de animales también ocurrió en otras zonas del planeta, como América, China o India.

Los especialistas en el neolítico sostienen que la agricultura es la consecuencia lógica de otras actividades, como la molienda de grano y el almacenamiento de frutos en pequeños recipientes.

El trigo, la cebada, el mijo, el centeno y la avena fueron las primeras especies vegetales en ser cultivadas de manera sistemática (los nuevos productos generaron cambios radicales en la dieta y como consecuencia de ello las condiciones de salud mejoraron notablemente).

En cuanto a la ganadería, surgió como una evolución natural de la caza y los primeros animales domesticados fueron la cabra, la oveja, la vaca y el caballo.

De las tareas agropecuarias surgieron nuevos avances en la historia de la humanidad

Llevando una vida dedicada a la agricultura y a la ganadería, el hombre del neolítico necesitó utensilios más complejos que aquellos que se fabricaban a partir de simples piedras. Así, introdujo también el sílex y el basalto. Para obtener estos minerales fue necesario excavar pozos y remover la tierra. En otras palabras, las distintas tareas agropecuarias obligaron a inventar una nueva actividad, la minería.

Por otro lado, los excedentes agrícolas y ganaderos facilitaron el intercambio de productos entre las comunidades. Con estos intercambios basados en un sistema de trueque comenzó a su vez el comercio.


    : S.H.

Vinculado

Buscador