Etimología de Espacio Rural y Espacio Urbano

Sobre raíces del latín se identifican: espacio como spatium, mientras que rural se expresa en rurālis asociado a rus-ruris para referirse al campo, y urbano se observa en urbānus a partir de urbs-urbis, en alusión a ciudad. Desde los tiempos más remotos, se ha diferenciado dos realidades espaciales: el medio rural o campo y el medio urbano o ciudad. Ambos sirven como marco de referencia conceptual, caracterizándose por actividades, tendencias sociales y expresiones culturales específicas.

En la civilización romana encontramos una clara distinción entre los dos espacios geográficos

En el contexto de la Antigua Roma el espacio rural se conocía como ager y el espacio urbano se denominaba urbs (la palabra urbe deriva precisamente de este vocablo). En la actualidad seguimos manejando esta diferencia geográfica y decimos que alguien vive en el campo o en la ciudad.

Las ciudades en la Antigua Roma fueron concebidas con criterios de utilidad. Desde el punto de vista urbanístico presentaban una estructura rectangular y reticular en forma de damero. Sobre el damero hay dos vías: una vía llamada cardo en sentido norte-sur y otra en sentido este-oeste denominada decumanos (el punto de unión entre ambas era un espacio abierto conocido como foro). La estructura de calles perpendiculares y paralelas proviene de los campamentos militares o castros.

La mayoría de urbes romanas estaban rodeadas por murallas con un carácter defensivo

En su interior sus habitantes tenían acceso a los edificios públicos y religiosos, a los centros de entretenimiento (termas, teatros y circos) o a los lugares dedicados al comercio (el mercado público de las ciudades se conocía con el término macellum).

Con respecto a las viviendas, había de dos tipos: el domus era una casa unifamiliar para las clases adineradas y las insulae eran bloques de viviendas de ladrillos en las que vivían los ciudadanos con menos recursos.

El espacio rural (ager romanus) comprende todo el territorio que rodea a las ciudades. En el caso de la capital del imperio (Roma) el ager originario presentaba la siguiente división funcional: abastecer a los mandatarios (ager regius), proporcionar tierras de cultivo para la subsistencia de los romanos (ager publicus) y algunas tierras pertenecientes a las familias más acomodadas (ager privatus).

El paso de la aldea a la ciudad

Las primeras ciudades surgieron en Mesopotamia 5000 años antes de Cristo. El cambio de la aldea primitiva a la ciudad supuso una revolución en todos los órdenes: mayor especialización del trabajo, asentamientos más amplios y complejos, fortalecimiento de los vínculos entre sus habitantes y la necesidad de crear estructuras organizativas más elaboradas.

El espacio urbano es considerado el origen de la civilización (la palabra civilización proviene de civis o ciudadano).

    : Vodolej y Maxim4e4ek

Buscador