Etimología de Diversidad

Se registra en el francés antiguo como diversete, sobre el latín diversĭtas, diversĭtātis, entendiendo tanto la idea de pluralidad como de confronto (tal lo expresa el verbo divergir, con la que se comparten varias de las raíces lingüísticas, porque en la diversidad se aprecian justamente las diferencias) asociado al participio diversus, al respecto del verbo divertere, entorno a diferir o cambiar, permitiendo desarmar este último término en el prefijo di-, capaz de actuar como señal de división o de origen, y el verbo vertĕre, que remite a la palabra verter, con raíz en el indoeuropeo *wer(3)-, por torcer o girar; finalmente se detecta el sufijo -dad, que responde a las formas latinas -tas y -ātis, en función de cualidad.

Esta palabra señala las características que permiten que un grupo, un individuo o una cosa sea único, y al mismo tiempo, a partir del contraste, queda en evidencia esta dinámica. Así mismo, en el caso del ser humano, es posible aplicar una distinción gradual, desde una perspectiva global hasta concluir en la unicidad. Comúnmente se habla de diversidad religiosa, linguística o cultural, así como de especies en el marco de la biología, entre una infinidad de criterios que uno puede configurar.

Buscador