¿Hecho o echo? Ejemplos de cómo se escriben y por qué

Hecho tiene raíz en el latín como factus, trabajando como participio del verbo hacer, visible como facĕre, donde el estudio de la palabra explica que la f se pierde a nivel fonético, para tornarse una h muda. En cambio, echo tiene referencia en el verbo echar, dado en el latín como iactāre, que comprende la idea de ‘tirar’, ‘lanzar’, ‘dar’. Por lo tanto, tanto “hecho” como “echo” son palabras escritas correctamente, cuya diferencia radica en sus respectivos significados y, por ende, alcances, por lo que, usar una en lugar de otra sí supone un error grave.

Ejemplos para hecho
1. En carácter de adjetivo, para hacer referencia a algo que ya está realizado:

- ¿No has hecho la tarea?.
- Ya está hecho el postre.
- Es una persona hecha (expresión asociada a la realización individual, o bien en sentido de completud).

2. En calidad de sustantivo, de modo de referenciar a uno o más eventos.

- Los hechos ocurrieron el sábado pasado.
- La Revolución Francesa constituye un hecho que influenció la historia productiva y cultural del mundo.
- El fichaje de Messi en el Paris Saint-Germain es un hecho.

La palabra “echo” puede tener otras conjugaciones como yo echo, tú echas, él echa, nosotros echaremos, ellos echaron, etc. De este modo, se pueden citar como ejemplos:

- ¿Qué tal si echo el dado yo primero?.
- Consuelo echó la bolsa a la basura.
- Le echaste demasiada sal.
- A Mercedes la echaron del trabajo.
- ¿Me estás echando?

Los términos “hecho” y “echo” pertenecen a un grupo conocido como palabras homófonas, estas, como su nombre lo dice (homo = igual y fonos = sonidos), se caracterizan por compartir la pronunciación, diferenciándose en la escrita y en los conceptos que designan. En este caso, la única diferencia formal es la letra “h”, pero esta letra está también relacionada con la etimología y el alcance del significado de cada una, tal como se ha podido apreciar.

Buscador