Etimología de Gato y Felino

Gato o gata responde al protogermánico *kattuz, sobre el latín tardío cattus o catta (empleado en los trabajos del poeta Marcial en el siglo 75 d.C.), originalmente llamados feles tomando simultáneamente de raíz para felino o felina, adoptado en el latín como felīnus, y que luego se aplicaría para categorizar un conjunto de mamíferos divididos en dos subgrupos, Felinae (donde figuran el guepardo, puma y lince) y Pantherinae (donde destacan el tigre, jaguar, leopardo y león). La idea de domesticar aparece entre los habitantes de Roma, asimismo estas hermosas criaturas eran admiradas en los reinados de Egipto, influyendo a nivel cultural al resto del mundo.

Desde la perspectiva popular, gato toma numerosas interpretaciones para señalar la apariencia o las actitudes de individuos, en general de modo peyorativo, a partir de las características bien definidas de estos animales, indicando individualismo o indeferencia. Tiene que analizarse el contexto para entender el mensaje que se pretende dar, es así que se usa gata para señalar a una mujer bonita como también a una prostituta.

Buscador