Etimología de Feliz y Felicidad

El adjetivo se ubica en las formas latinas felix, felīcis, asociándose directamente a fértil (visible en el latín fertĭlis) y/o fructífero (pautado en el latín fructĭfer), con base en el indoeuropeo *dhe(i)-, por sacar, succionar o mamar, aplicado por ejemplo en el desarrollo de la agricultura o en el proceso de amamantación de una madre con respecto a su hijo; en esta línea la palabra hijo remite al latín filius, y fémina, que señala a la mujer, tiene referencia en femĭna, ambos casos surgidos sobre la misma raíz indoeuropea *dhe(i)-.

Por su parte, el sustantivo felicidad, desprendiéndose del adjetivo, está regido por el sufijo -idad, que remite a los componentes -tas y -ātis, manifestándose en felicĭtas, felicĭtātis, mientras que también destacan infeliz (dado en las expresiones latinas infēlix, infēlīcis, afectados por el prefijo in-, por negación), y felicitar (registrado en el latín tardío felicitāre).

En un principio estas palabras apuntaban entorno a la procreación y a la producción de las tierras (marco en el cual existe un paralelismo con la idea de nacimiento), acarreando de manera intrínseca un estado de entusiasmo y regocijo, observando que este sentimiento terminaría imponiéndose hacia una concepción general.

    : Jana

Buscador